Según la UCR y FR, extender la emergencia económica es estafa

Legisladores de la oposición criticaron al PE por "pisotear las garantías constitucionales". El radical Cano recordó que, mientras se pregona que no hay recursos, la Provincia compró un helicóptero y un avión. Bussi, en tanto, dijo que se eluden las licitaciones
Como en un juego de barajas, el oficialismo mostró sus cartas al hacer pública la decisión de prorrogar -en la próxima sesión legislativa- la emergencia económica y financiera por dos años. En contrapartida a esa estrategia política, los principales partidos de la oposición (la Unión Cívica Radical y Fuerza Republicana), cada uno por su lado, retrucaron ayer al Gobierno.

"Cuando hablamos de emergencia, hablamos de una situación grave, extrema, de crisis, por lo tanto súbita, colectiva, que es imprevista y que requiere remedios extraordinarios, que no están en el ordenamiento jurídico positivo", afirmó José Manuel Cano (senador nacional electo por la UCR). Sin embargo -dijo Cano-, Tucumán comenzó con una emergencia y sucesivamente fue prorrogándose. "Ahora bien, si la emergencia no es transitoria, significa que estamos ante una patología y, si es una patología, implica que el cuerpo social está enfermo; es decir que el Estado provincial está enfermo", advirtió.

Resaltó que esa patología encuentra su génesis en los abusos de las decisiones de los hombres que estuvieron y están en el poder. "El gobernador, José Alperovich, desde hace más de 10 años, está involucrado y es responsable directo de los efectos nefastos de la aplicación de estas continuas leyes de emergencias. ¿Puede alguien explicar que si subsiste la emergencia económica puede el Gobierno haber dispuesto la compra de un helicóptero o de un avión para el gobernador?", se preguntó.

Cano remarcó que el ministro de Economía, Jorge Jiménez, dice que hay que cuidar "la caja" de los embargos, pero nunca se informó sobre la magnitud de la deuda flotante. Agregó que ni siquiera el Tribunal de Cuentas lo menciona en sus acordadas. "Lo importante aquí es ver cómo el Estado provincial pisotea las garantías constitucionales y a la vez sigue concretando con los socios del poder pingües negocios", aseveró.

Contratación directa

Por su parte, el presidente de Fuerza Republicana, Ricardo Bussi, dijo que el alperovichismo sólo busca continuar con la estafa a los tucumanos. "Lo único que en verdad quiere esta gestión es contar con una normativa de excepción que lo autorice a seguir eludiendo las licitaciones públicas para mantener el escandaloso sistema de contrataciones directas a empresas de parientes y de amigos del poder", señaló.

El legislador remarcó que bajo la excusa de un temor a que se embarguen las cuentas públicas, han dejado de pagarles en moneda de curso legal a los tucumanos que durante años han reclamado sus derechos en tribunales. "Nos parece una falta de respeto que vaya a aprobarse un presupuesto de más de $ 7.000 millones y que se diga que no hay recursos para pagar los juicios", advirtió.

Bussi remarcó que el Gobierno duplicó la deuda pública. "Nos queda claro que con la emergencia económica ganaron unos cuantos poderosos, mientras perdemos todos los tucumanos -dijo Bussi-. El alperovichismo tiene secuestrado el dinero para hacer con él lo que quiera, apartado de los mecanismos institucionales normales", aseveró.

Comentá la nota