Según el INV ésta será la cosecha más pobre de los últimos 10 años

Según el INV ésta será la cosecha más pobre de los últimos 10 años
Por tormentas y las altas temperaturas se cosecharán 4 millones de quintales menos que en 2008. Reconocimiento
Hace algunos días había empezado a reconocerse que había diferencias; ayer el INV finalmente lo confirmó: la cosecha 2009 dejará menos uva de lo esperado, al punto que, según estimaciones del organismo en base al volumen acumulado al 22 de marzo, cerrará con uno 2 millones de quintales por debajo de los 26 millones pronosticados en febrero. Es decir, 4 millones menos en relación a 2008.

"De acuerdo a lo que se ha cosechado, se puede proyectar que sin duda ésta será la vendimia más pobre de los últimos diez años, pese a un 12 % más de superficie productiva que en 1999", explicó a Los Andes el presidente del INV, Guillermo García.

Cuando ya transcurrió más de la mitad de la vendimia y faltan como máximo 5 semanas para que finalice en la provincia, ya se recogieron de las viñas 13,2 millones de quintales en todo el país, de los cuales 7,6 millones corresponden a los oasis de Mendoza y casi 4,5 millones a San Juan. Por eso, para García la tendencia "difícilmente se rectifique".

Hasta ahora, en la comparación de períodos, la campaña más reducida había sido la de 2001, cuando a esta fecha se habían cosechado 8,3 millones de quintales en la provincia y poco más de 14 millones en todo el país vitivinícola. La contracara la constituyen 1999 y 2004, hasta ahora récord de la década, con acumulados de 21,2 y 19,3 millones respectivamente.

Sin dudas, la zona Este, con San Martín a la cabeza, es la que inclinó la balanza por la merma registrada hasta la actualidad. En 2008 el acumulado superó los 5 millones de quintales, mientras que este año registra 3,7 millones. Esto es, casi un 26% menos.

Para el Instituto, la región es la que, como se preveía, inclina la balanza al ponderar las pérdidas, ya que tanto los casos de San Juan como del departamento de General Alvear (117 mil quintales contra 157 mil de la campaña anterior, a causa del granizo) estaban previstas en el pronóstico oficial.

La defensa ante las críticas

El cálculo se conoce luego de que recrudecieran las críticas desde distintos sectores productivos dirigidas a las estimaciones oficiales, por considerar que la cuantificación de las pérdidas era muy inferior a las cifras reales. Desde entonces insisten en que las mismas oscilan entre el 30 y 40%, frente al 8% inicial dado por el Instituto, que finalmente ajustó.

"El pronóstico es un método probabilístico", recalcó García, para justificar las diferencias señaladas, aunque sin dejar de reconocer que las estadísticas marcan que el márgen de error ha sido históricamente de entre dos y tres puntos.

Por otra parte, el titular del ente fiscalizador también admitió que gran parte de la merma pasará por el menor rinde de los racimos, a causa de las altas temperaturas que adelantaron la maduración y acentuado por el impacto de heladas tardías en el cuaje. Según García "la afectación no se puede extrapolar a todas las zonas y recién se determina en las básculas".

No obstante haber incidido negativamente, para los técnicos del INV los días de calor en febrero y parte de marzo también elevaron el tenor azucarino de la uva y mejoraron el grado alcohólico. De acuerdo al último parte, promedia 13,51° en Mendoza y 13,04° en las bodegas sanjuaninas.

¿Se modificarán los stocks vínicos de 4 meses de despachos?. "Dependerá del mercado interno y las exportaciones en los próximos meses. Igualmente, si se cumplía el pronóstico hubiese sido parecido a 2004, cuando se acumularon hasta 8 meses", subrayó el funcionario, para quien ahora sí habrá expectativas de mejores precios, que no terminan de despegar.

Hace un par de semanas, en reunión con las entidades vitivinícolas, el Instituto planteó por primera vez una merma global superior a la del pronóstico de cosecha, de 5 millones de quintales comparada con 2007. En la ocasión, García aseguró que estrecharía el seguimiento de la evolución de la cosecha actual.

Comentá la nota