Según una encuesta, anticipan la elección para evitar fugas en el PJ

Según una encuesta, anticipan la elección para evitar fugas en el PJ
La mayoría cree que Kirchner es el más beneficiado con la decisión oficial.
Para la mayoría de los argentinos el Gobierno adelanta la elección nacional al 28 de junio porque teme una fuga de votos y que se desgrane la fuerza del oficialismo.

Es uno de los datos que surge de un sondeo realizado el viernes por la consultora Ibarómetro --sobre 1.350 casos-- apenas unas horas después del sorpresivo anuncio realizado por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner desde Rawson.

La encuesta destaca que el 35,1 por ciento de los consultados respondió que el Gobierno impulsa el adelantamiento de la elección nacional para evitar fuga de dirigentes del oficialismo a otras fuerzas políticas.

Al mismo tiempo, el 24,1 por ciento cree que el anuncio del Gobierno es para sacar del centro de la escena los problemas de inseguridad y del campo. Un 16,8 por ciento dice que el Gobierno lo hace porque considera mejor realizar una sola elección y un 16,5 por ciento cree que la decisión se tomó para enfrentar mejor la crisis mundial.

Asimismo la encuesta muestra que el más beneficiado con traer la elección al último domingo de junio es el ex presidente Néstor Kirchner, el nombre con más chances de encabezar en la provincia de Buenos Aires la lista de diputados nacionales por el justicialismo. Así opina el 37,5 por ciento.

El Jefe de Gobierno de la Ciudad Mauricio Macri con el 19,4 por ciento es el que ocupa el segundo lugar de los "beneficiados" por el adelantamiento de las elecciones.

La Presidenta, en su discurso del viernes, justificó que era necesario anticipar la fecha del comicio porque "sería suicida embarcar a la sociedad de aquí hasta octubre, en una discusión permanente, cuando el mundo se cae a pedazos y estos se nos pueden caer encima".

La sorpresiva iniciativa oficial produjo entusiasmo en el frente interno y conmoción en los sectores de la oposición que se vieron obligados a pronunciarse para no quedar descolocados. Las opiniones estuvieron divididas. Mientras Mauricio Macri, Francisco De Narváez y Chiche Duhalde apoyaron la decisión, desde la Coalición Cívica de Elisa Carrió, el vicepresidente Julio Cobos y el peronista disidente Felipe Solá la criticaron con dureza. El lunes habrá varias reuniones en el Congreso para tratar de buscar una posición común para el momento en que la modificación al Código Electoral sea tratada en el recinto. El oficialismo hará todo lo posible por aprobar el proyecto lo antes posible.

En el oficialismo gobernadores, diputados, senadores y ministros se apresuraron a hacer declaraciones a favor de esta jugada. Aún antes de mensurar como era recibida por la población el adelanto electoral, en muchos distritos, sobre todo en Capital, provincia de Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe, apresuraron los reacomodamientos por candidaturas.

Resultó inevitable entonces presenciar los primeros cruces hacia adentro de los respectivos partidos y las agresiones contra los rivales. La medición revela también que el 40,2 por ciento de los argentinos en condiciones de votar está de acuerdo con la decisión del Gobierno de adelantar las elecciones nacionales para el 28 de junio. Pero el 41,3 por ciento se opone. Esto significa que las opiniones están divididas prácticamente por mitades.

El sondeo de Ibarómetro subraya además que es pareja la ponderación acerca de si el resultado de las elecciones puede variar a partir del cambio de fecha: un 44,6 por ciento de los entrevistados cree que sí , mientras un 42,7 por ciento estima que el adelanto no modificará el resultado.

La mayoría (51,4 por ciento) cree que para ahorrar dinero es positivo unificar las elecciones legislativas (nacionales y de distrito). En el mismo sentido, el 61,4 por ciento prefiere votar todos los cargos legislativos en una sola elección.

El 43 por ciento de los encuestados cree que el adelantamiento de las elecciones implica manipulación y degradación de las instituciones. Y un 33,5 por ciento supone que es para evitar discusiones electorales en tiempo de crisis.

Y si se tiene en cuenta que el sondeo se realizó apenas horas después del anuncio presidencial no son tantos -alrededor del 15 por ciento- los que no saben precisar si están a favor o en contra del adelantamiento.

Más allá de la percepción del por qué de la medida y de sus beneficiarios, la gran mayoría de la opinión considera que es buena la medida de unificar las elecciones. El ejemplo más claro se da en la Ciudad de Buenos Aires que, siendo esquiva al oficialismo, prefiere votar en forma unificada, las elecciones de distrito y nacionales.

La encuesta pone de manifiesto que las posiciones sostenidas por el Gobierno nacional son más apoyadas en el conurbano que en la Ciudad de Buenos Aires.

Para la encuesta, fueron consultados 1350 personas de ambos sexos, todos mayores de 18 años residentes en hogares particulares con teléfono fijo. Un 32 por ciento vive en la Ciudad de Buenos Aires, el 26,7 por ciento en el primer cordón del Gran Buenos Aires y el 41,3 por ciento en el segundo cordón del GBA.

Comentá la nota