Según la UIA, el desempleo en las pymes aumentó un 10 por ciento

En la Unión Industrial Argentina siguen sumando estadísticas negativas para los niveles de actividad y de empleo.
En el primer trimestre del año, respecto al mismo período de 2008, a las pequeñas y medianas industrias se les derrumbó un 16% el nivel de actividad y otro 10% el de empleo. Son los resultados que se discutieron ayer en la reunión de mesa chica y de representantes fabriles del interior del país y que elaboró el Observatorio Pyme. El informe fue hecho por un equipo de economistas externos a la entidad fabril contratado por ésta para sondear cómo les va a sus socios en el interior del país. Y sería difundido hoy.

De ese relevamiento sobre 430 pymis (que emplean entre 10 y 200 personas), además se concluyó que el 70% de las empresas entrevistadas admitieron que su mayor preocupación hoy es la caída en las ventas en el mercado interno.

Las estadísticas se conocen justo cuando el presidente de la UIA, Héctor Méndez, señaló en su visita a la Casa Rosada, hace dos semanas, que el impacto de la crisis en la producción de las fábricas se amesetó. Ocurre que los datos que se conocieron reflejan el termómetro que tenían los dueños de las fábricas en el comienzo del 2009.

En la misma reunión de ayer, la cúpula de la UIA se habló de las reuniones que se viene (o que no vienen).

Un sector de la dirigencia fabril impulsa un encuentro como anfitriona para la semana próxima con lo que se denomina el Grupo de los Siete (que engloba además al campo, la construcción, la Bolsa y el comercio). Por ahora hay encuentros semanales entre los técnicos de las entidades que lo conforman.

En la misma reunión de los dirigentes fabriles se recordó que hasta el momento no existe una fecha para el encuentro con la presidenta Cristina Kirchner, quien hasta ahora se reunió únicamente con Méndez. En esa reunión se había prometida una próxima cita según había informado el ministro de Planificación, Julio de Vido.

Puertas adentro, los industriales volvieron a la carga con los alcances que tendrá el swap financiero acordado entre el Banco Central argentino y el chino. Había acordada una visita de Martín Redrado, presidente del Central que, según recordaron ayer los industriales fue suspendida por la autoridad monetaria.

Ahora, los dueños de las fábricas dicen que la carta que envió Redrado a esa entidad aclarando que el alcance del acuerdo es netamente financiero y no comercial, no aplacó las ansiedades porque en la UIA querrían la visita de Redrado más que la relectura del documento.

También en la extensa reunión de ayer, la mesa chica de la UIA habría hecho las pases con el titular de Fiat, Cristiano Rattazzi, a quien algunos de sus pares habían cuestionado por declaraciones contrarias a las consecuencias de este modelo económico.

Comentá la nota