Según la defensa de los Quiroga, no hay pruebas contra ellos

El viernes se sabrá la suerte de los imputados.
Jorge Fernando Pabón, abogado defensor de los hermanos Manuel Quiroga y Guillermo Quiroga, se mostró confiado en que el fiscal de feria, Carlos Sale, no solicitará la prisión preventiva en contra de sus clientes ni de Amelia Herrera. Contra esta y Manuel Quiroga pesa una denuncia formulada por Verónica Pedernera, por la presunta sustracción de la tarjeta de débito del plan "Argentina Trabaja".

"Acerca de la situación de Manuel Quiroga, estamos seguros de que no existe ningún tipo de pruebas con respecto al delito que se le imputa. Esperamos las medidas del fiscal para conocer el estado procesal", explicó Pabón.

Según adelantó el letrado, pretenderá explicar ante la Justicia que hubo un vínculo previo entre Herrera y Pedernera, y que ese acuerdo llevó a la denunciante a entregar la tarjeta magnética. "Por lo que dijo la acusada, y tomando los dichos de Pedernera, tanto en el expediente como en lo publicado en LA GACETA, estimamos que ya habían pactado la distribución del dinero entre ellas. No sé si alguna de las dos no cumplió con el acuerdo, pero eso escapa a mi tarea", argumentó.

Herrera, según la denuncia de Pedernera, fue la persona que le sustrajo su tarjeta magnética y quien se la habría llevado a Manuel Quiroga. La imputada en su declaración, le dijo al fiscal que actuó por órdenes del puntero. Posteriormente, Pedernera ratificó la denuncia en todos sus términos. Sin embargo, a criterio de Pabón, los dichos de la mujer eximirían a su defendido. "Todo lo que dijo deja a las claras que ya había un arreglo antes de la conformación de la cooperativa", destacó.

Por separado

En cuanto a la situación de Guillermo Quiroga, el abogado aclaró que no hay ninguna relación con la imputación que se formuló en contra del hermano de este. "Lo único que tiene es una imputación por la tenencia de armas, que estaban obsoletas y no implicaban ningún riesgo para terceros", fundamentó.

En caso de que se determine la libertad caucional, esto no significa que los imputados quedarán eximidos de los cargos que se les imputan, sino que podrían aguardar la continuación del proceso fuera de su lugar de detención. Si el fiscal Sale considera que hay suficientes pruebas, el viernes podría requerir la prisión preventiva contra ellos. Luego será el juez Alfonso Zottoli quien deberá decidir si concede el pedido o si dispone la liberación de los imputados.

Los hermanos están imputados por la presunta comisión de los delitos de extorsión y de acopio de armas de fuego en concurso real. En tanto, Herrera fue denunciada por supuesta extorsión. Se trata de delitos no excarcelables, ya que en todos los casos prevén un mínimo de pena de cinco años. Este beneficio se confiere en los casos en que la pena no supera los tres años.

Luego de la denuncia de Pedernera, formulada el jueves 7, el fiscal Sale inició una causa de oficio que derivó en tres allanamientos concretados en Banda del Río Salí. En los operativos, se secuestraron armas y municiones de grueso calibre. También, el personal policial incautó dinero y papeles que certifican la extracción de efectivo de distintas cuentas bancarias.

Cabe destacar que Pedernera no fue la única que denunció el presunto ilícito. Por el contrario, dos mujeres más -cuyos nombres se mantienen en reserva- acusaron a los hermanos Quiroga de querer retenerles sus respectivas tarjetas magnéticas. En ambos casos, las beneficiarias del programa nacional se habrían negado a entregar los plásticos.

Comentá la nota