SEGÚN EL CIPPEC Formosa es la provincia con mayor dependencia de Nación

Según un trabajo del Centro de Implementación de Políticas Para la Equidad y el Crecimiento (CIPPEC), de octubre de este año titulado “Oportunidades y desafíos en la interacción Estado y sociedad civil a nivel provincial y municipal”, Formosa es la provincia con mayor dependencia del Estado Federal”. La investigación asegura que la falta de desarrollo del gobierno justicialista de Cristina Fernández “favorece la relación de dependencia que genera con las administraciones provinciales”.
El trabajo pone en escena la centralidad del clientelismo, que suele manifestarse en el intercambio de bienes por adhesión electoral y que viene de la mano del control social, que “se ejerce a través de un fuerte trabajo de seguimiento por parte de la policía provincial, que toma medidas de disciplinamiento, ligadas principalmente a las cuestiones económicas”.

Un mes atrás, la presidenta fue recibida por el gobernador Insfrán, quien fue felicitado en dicha oportunidad por Cristina Fernández de Kirchner por el supuesto desarrollo del distrito. Este diagnóstico de la provincia fue rápidamente desmentido por el senador Luis Naidenoff, quién declaró que “a la presidenta le armaron un libreto equivocado”.

“Mientas algunos funcionarios intentan ocultar la realidad formoseña jactándose de su modelo de provincia, el informe que realizó el CIPPEC ratifica la semejanza entre el estilo de ejercicio del poder en Formosa con el del Paraguay de Stroessner, dadas las alarmantes consecuencias que trae a la sociedad formoseña la democracia de fachada, el autoritarismo y la centralización que caracterizan al gobierno de mi provincia”, aseguró Naidenoff.

Según el informe, si bien la Constitución provincial es fuertemente progresista, la distancia entre lo verdaderamente previsto y su verdadero funcionamiento es preocupante, ya que da lugar a “prácticas clientelares, al control y disciplinamiento de las actividades públicas por parte del Estado provincial”.

Según un estudio previo de CIPPEC, en Formosa hay 68 empleados públicos cada 100 habitantes, y, en comparación, se registran 220 empleados públicos por cada 100 privados.

Pero los rasgos autoritarios no terminan ahí. En concordancia con lo denunciado por Naidenoff acerca de la censura previa que realizó el canal estatal 11 al programa de Telefe “La Liga”, que fue levantado del aire por mostrar la realidad formoseña en materia de desnutrición infantil, la manipulación estatal de los medios de comunicación y “el gran control de las editoriales de los diarios locales” es otra de las dramáticas características que el trabajo estadístico saca a la luz.

CULLTURA DEL MIEDO

Según el CIPPEC, “el principal rasgo a destacar de la cultura cívica formoseña es el miedo que condiciona su desarrollo”, característica que da cuenta de “la amenaza que representa para la gente la participación en asuntos públicos, por temor de que esto pueda desatar sanciones por parte de las autoridades políticas más cercanas”, señaló Naidenoff.

Décadas de acumulación de poder y degradación institucional han llevado a la consolidación de una lastimosa democracia desarticulada donde “las políticas estatales informales tendieron a desarmar o desincentivar los intentos de organización de la sociedad civil”, concluye CIPPEC.

“En una provincia sesgada por el autoritarismo y el desprecio por los derechos de sus ciudadanos, los pomposos criterios de pluralidad e inclusividad esconden en su seno las prácticas antidemocráticas de cooptación, intervención y sanciones que atentan contra toda participación social posible”, concluyó el senador nacional por Formosa Naidenoff.

Comentá la nota