Según Carrió, "el país está en un estado fascista"

Lo dijo al presentar sus propuestas educativas; intentó ponerle fin a la controversia con Cobos
Es el momento de las propuestas, no de la confrontación. Esa es la consigna que en los últimos días promueve el Acuerdo Cívico y Social, que ayer presentó sus proyectos educativos para la ciudad de Buenos Aires.

Pero no por proponer se debe perder estridencia, pareció ser ayer el lema de Elisa Carrió, que calificó de "fascista" al estado del país por su nivel de razonamiento. "La nación está en un estado fascista por su incapacidad de pensar", dijo la tercera candidata a diputada del Acuerdo Cívico y Social, que llamó a una reforma de la educación media y superior.

En el Instituto Hannah Arendt, y acompañada por sus compañeros de lista Alfonso Prat-Gay, Ricardo Gil Lavedra y Enrique Olivera, Carrió sostuvo que "la escuela media es el gran agujero negro de la educación argentina", lo que adjudicó a la reforma de los años 90. Según opinó, las escuelas no estarían cumpliendo su objetivo de construir "ciudadanía".

La líder de la Coalición Cívica, que fue docente universitaria durante dos décadas, también cargó contra las instituciones de educación superior, a las que ubicó en el nivel "más pobre de su historia". Luego exhortó al Estado a "hacerse cargo de su mediocridad y de su miseria". Gil Lavedra, por su parte, consideró que es "necesario dictar una nueva ley de educación superior".

Además de estas críticas, los candidatos del Acuerdo Cívico y Social propusieron ampliar la oferta de jardines maternales y "universalizar la oferta inicial y las jornadas completas para los niveles primario y medio", así como reforzar la oferta de capacitación docente y la escuela media.

"La educación es la gran cuestión política de una Nación que quiere salir al futuro, y ese es nuestro compromiso", insistió Carrió, para sostener que el vacío actual se manifiesta en la política. "En la Argentina hay demasiados millones en campaña y poco cerebro", subrayó, y evaluó que no es "casual" que los candidatos prefieran mostrarse en "una parodia" de la televisión.

Carrió evitó opinar sobre las declaraciones de Mauricio Macri contrarias a la reestatización de Aerolíneas Argentinas. Calificó de "menor" ese debate e invitó al jefe de gobierno porteño a ocuparse de la "seguridad y la falta de insumos y medicamentos" en la ciudad.

También quiso poner punto final a la controversia por las fotos que el vicepresidente Julio Cobos se tomó hace una semana con Francisco de Narváez. El miércoles había afirmado que esas actitudes de vicepresidente e integrante de la alianza opositora podían "confundir al electorado", tras lo cual llamó a Cobos a acompañar a sus candidatos.

Ayer, en cambio, buscó matizar con humor la interna. "Si yo hablara tanto de mis ex maridos no tendríamos esta relación maravillosa", sorprendió, para rematar: "Me llevo maravilloso con mis ex maridos, incluso con Cobos".

Quien también se refirió a la importancia de la educación fue Margarita Stolbizer, que ayer visitó la cárcel de Ituzaingó y se entrevistó con funcionarios, docentes e internos del penal. La primera candidata a diputada nacional por la provincia de Buenos Aires se refirió a la necesidad de capacitar a quienes cumplen condena para evitar que reincidan en el delito.

"La sociedad debe tomar conciencia sobre la importancia de las tareas de resocialización para disminuir los índices de reincidencia, señaló.

Comentá la nota