Según los analistas, hay signos de mejora, pero la crisis continúa.

Subieron la Bolsa y los precios de las commodities; el segundo semestre será decisivo.
Varios datos comenzaron a alentar, en las últimas semanas, la idea de que la economía argentina habría tocado fondo luego de la dura caída de fines de 2008 y los primeros meses de este año. Con todo, economistas consultados por LA NACION son renuentes, aunque con excepciones, a hablar de que se haya llegado al "piso". Y coinciden en que buena parte del futuro de la economía dependerá del clima que se instale luego de las elecciones del 28 de este mes.

El rebote de la Bolsa (el Merval ganó casi un 45% desde principios de abril); la disminución del riesgo país; el aumento del precio de la soja -uno de los datos alentadores que llegan desde el exterior- y la morigeración de la fuga de divisas son algunos de los fenómenos que han despertado la sensación de que la crisis comenzó a suavizarse.

Son estos los indicadores que dan esperanza a los analistas más que los que el Gobierno destaca mes a mes, como el alza de la recaudación impositiva. Esa mejora está apuntalada, en parte, por la estatización de las AFJP y la postergación de pagos a exportadores. Es, además, una mejora nominal. Al descontar la inflación, el panorama cambia. "Los recursos no crecen en términos reales. Se están mirando mucho los indicadores nominales. Esa era una costumbre de los 90 y genera una ilusión, porque en términos reales la economía está estancada", advierte, por ejemplo, el economista Jorge Colina, del Instituto para el Desarrollo Social Argentino (Idesa).

Hernán Hirsch, de RSH Macroeconomía, cree que la economía no tocó su piso, pero ve condiciones para una mejora: "Está todo dado como para que se logre hacer piso y haya un rebote. Depende de lo que haga el Gobierno en el segundo semestre. Ahora, que eso se transforme en crecimiento genuino, sostenido, es otra cosa. Pero al menos para un rebote, ya alcanza". Hirsch destacó la mejora del contexto externo, donde el freno de la crisis parece más nítido. "Las bolsas recuperaron bastante. Después de la reunión en Londres del G-20 hubo una distensión en la crisis. Eso, sumado a la suba de la soja, genera un contexto propicio para la Argentina, pero no es suficiente", insistió.

El economista de Datarisk, Pablo Lavigne, no ve un cambio de tendencia pero cree que podría darse una "atenuación" en la caída. Lavigne recordó que la recuperación del precio de la soja no compensa, en términos de ingresos, la pérdida generada por la sequía. En 2010, estimó, la producción sojera se ubicaría levemente por encima de la de 2008, por lo cual "la mejora desde el lado externo se sentiría muy poco".

Los otros dos engranajes que podrían mover la demanda son el gasto público y el privado. Pero Lavigne cree que es probable un ajuste fiscal después de las elecciones (una visión compartida por otros analistas, sujeta al financiamiento que pueda conseguir el Gobierno), y que una suba del gasto de las empresas o de los consumidores dependerá de una mejora en las expectativas. "Esto es muy difícil por la mala percepción del futuro económico. Un termómetro es la salida de divisas", señaló.

Un clima político más distendido luego de las elecciones, agregó Lavigne, ayudaría a un repunte la confianza que, si bien "no haría milagros", llevaría a un repunte hacia fines de año si además se suma la necesidad de algunas fábricas de elevar su producción para recomponer sus inventarios.

Más taxativo, Miguel Bein, del Estudio Bein & Asociados, cree que la economía argentina tocó fondo y que lo peor de la crisis ya quedó atrás. Dijo que la economía "ya está volviendo" de los bajos niveles que dejó la parálisis de fines de 2008. "Hay un piso evidente, pero eso no quiere decir que la Argentina vuelva en los próximos tres meses a la actividad que tenía diez meses atrás", señaló.

Bein no se mostró muy sorprendido porque "es lo que está pasando en todo el mundo". Pero mientras en otros países se habla de una recuperación lenta y pausada, que podría iniciarse en 2010, Bein cree que aquí la caída definió una forma de "V". Pero aclara: "El palito de la salida de la ?V´ es hasta ahora sólo el 30 por ciento del palito de entrada a la ?V´".

44,4%

La Bolsa, otra vez en alza

* Fue la mejora del índice Merval desde el 1° de abril. El precio de algunos papeles llegó a duplicarse.

Comentá la nota