Según Amaya en la reunión con Alperovich se garantizó mantener la paz social

En la noche del miércoles, los jefes municipales fueron convocados a la residencia del gobernador. Allí estudiaron la realidad económica de la provincia y las posibilidades de seguir remitiendo fondos a los distritos para continuar con la ejecución de obras públicas.
Amaya dijo, por otra parte, que si la provincia otorga a los médicos un incremento salarial, el municipio a su cargo deberá hacer lo propio.

El gasto público, político, el pago de sueldos y en especial del aguinaldo, está en jaque en las provincias. Más de 14 jurisdicciones tienen sus cuentas en rojo y preocupa la reducción en el envío de fondos por parte de la Nación. De hecho a Tucumán llegaron 170 millones de pesos menos hasta agosto.

"Anoche hablamos de preservar la paz con los intendentes y el gobernador. Para eso tenemos que trabajar, reducir los gastos y dar cumplimiento a la planilla salarial de todos los trabajadores", así explicó el jefe municipal de San Miguel de Tucumán el encuentro con el mandatario. Domingo Amaya, a su vez, dijo que el pago de salarios hasta fines de este año está garantizado.

Amaya dijo, por otra parte, que si la provincia otorga a los médicos un incremento salarial, el municipio a su cargo deberá hacer lo propio. Aunque aclaró que para hacer efectiva esta medida, deberá gestionar fondos porque San Miguel de Tucumán hoy no tiene dinero para hacerse cargo de mejoras salariales. "Nuestras cuentas están equilibradas pero no tenemos margen para absorber un aumento, en cuanto a la salud, si hay mejoras debe haberlas para todos los factores de la salud. No hay que discriminar a personas que dan su vida por los otros", dijo.

Comentá la nota