Según Alperovich, "es imposible" ganar los cuatro diputados.

El Gobernador opinó ayer que "sería una locura" que el Frente para la Victoria logre todos los espacios en juego, como vaticinó, en una entrevista con EL SIGLO, Edmundo Jiménez.

El gobernador José Alperovich le bajó el tono al triunfalismo con el cual el Frente para la Victoria (FPV), a través de algunos de sus referentes, comenzó a transitar la campaña electoral con vistas a los comicios legislativos nacionales del próximo 28 de junio.

Contra la opinión del ministro de Gobierno y secretario general del PJ, Edmundo Jiménez, quien en una entrevista con EL SIGLO había vaticinado que el FPV obtendrá los cuatro espacios a diputados en juego y las dos senadurías que le corresponden a la mayoría, el titular del Poder Ejecutivo sostuvo que eso "sería una locura".

A la hora de justificar su marcado optimismo respecto a las posibilidades electorales del oficialismo, el titular de la cartera política había dicho a este matutino en su edición de ayer que "esta gestión de Gobierno demostró trabajo y compromiso con los tucumanos, con una gestión muy importante en salud, educación y seguridad, lo que seguramente será recompensado en las urnas. Por ejemplo, se están haciendo 140 escuelas y 1800 aulas y se ejecutó una tarea similar en otras áreas, algo que nunca había hecho ningún gobierno en Tucumán y que la gente sabe valorar", enfatizó.

Alperovich fue contundente a la hora de contradecir las expectativas de su más que optimista Ministro de Gobierno. "No sé qué puede pasar porque recién cerraron las listas y la campaña comienza hoy. Hay que esperar las propuestas de cada sector, pero para mí es imposible lograr cuatro bancas sobre cuatro, es mucho, es el 100 por ciento, me parece mucho", afirmó Alperovich, en tono casi pesimista, a punto tal que hasta llegó a sugerir que aún lograr tres bancas resultaría difícil para el oficialismo. Esto pese a que días atrás, durante la visita de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, el Mandatario tucumano se comprometió a "reventar las urnas con votos del FPV" y a que la oposición irá a las urnas fragmentada en trece espacios diferentes, reduciendo así sus posibilidades.

Cuando se le preguntó si cree en una victoria oficialista en las urnas en Tucumán, a partir de lo que indican algunas encuestas, Alperovich volvió a mostrarse prudente. "Cada elección es una elección, la elección es el día 28 y nosotros debemos seguir trabajando fuerte porque creo que la gente espera de nosotros que hablemos menos de política, e inauguremos más obras", se excusó.

Tras supervisar obras en la Capital, Alperovich bregó porque el oficialismo asuma la campaña "demostrando todos los días el trabajo y el compromiso"; al tiempo que agradeció a los diputados y senadores nacionales del oficialismo por Tucumán "por haber ayudado a sacar a Tucumán adelante".

El Gobernador reconoció que está "permanentemente en campaña. Esto que estoy haciendo hoy (visitando obras) es hacer campaña, guste o no guste", justificó.

Calculadora en mano

Los cálculos que hacen los ingenieros electorales del FPV y que alimentan la confianza de algunos dirigentes es que la lista encabezada por la primera dama Beatriz Rojkés alcanzaría la mitad de los votos de los 700 mil tucumanos que, se estiman, concurrirían a sufragar el 28 de junio.

De obtener esos 350 mil avales, para poder arrebatarle una banca de diputados al oficialismo una de las trece listas opositoras debería sumar al menos 85 mil votos.

Esto teniendo en cuenta que la distribución de los escaños a la Cámara baja se realizará con el sistema proporcional D`Hont.

En cambio, las tres bancas a senadores en juego se repartirán aplicando la Ley Sáenz Peña, lo que le garantiza uno de esos espacios a la primera minoría, al margen de la cantidad de votos que obtenga en comparación con la mayoría.

"Esta crisis está terminando"

En otro orden de consideraciones, Alperovich sí fue optimista cuando se le consultó sobre el panorama económico derivado de la crisis financiera internacional. "Las cosas mejorarán desde enero (de 2010). Yo calculo que esta crisis está terminando", auguró.

Respecto a la situación de la industria en Tucumán, consideró que "es bueno que comience la zafra azucarera" y pronosticó que "si aumenta el precio interno del azúcar en crudo permitirá incrementar las importaciones".

Sobre el mismo tema, resaltó la puesta en marcha para la producción de bioetanol, que si bien reconoció "podría atrasarse dos o tres meses", consideró que genera "buenas perspectivas. Hay que buscar más inversores para la producción de Bioetanol en 2010", agregó.

Comentá la nota