Según ABSA, el agua del Napostá es apta para consumo humano

El agua del arroyo Napostá reúne todas las condiciones para ser potabilizada y suministrada a la población, según señalaron ayer funcionarios de ABSA.
Las disposiciones que regulan la prestación del servicio --contrato de concesión--, no establecen un valor límite del sílice, principal mineral que contiene dicho curso de agua.

"El agua se destinará al consumo humano porque posee compuestos minerales (carbonatos) que, para la salud humana, son absolutamente inocuos, pero que dentro de una caldera y en tuberías muy delgadas, el sarro que se terminará acumulando reducirá rápidamente la vida útil de esos materiales", explicaron.

La presencia de sílice en las aguas del Napostá, al igual que en el río Sauce Chico, resulta muy superior a que contiene el río Sauce Grande (dique Paso de las Piedras), desde donde se seguirá abasteciendo el polo industrial local.

Si bien el líquido del Napostá podría desmineralizarse mediante membranas (ósmosis inversa), dicho procedimiento resulta económicamente inviable.

El empleo de las aguas del arroyo Napostá para consumo humano y no para uso industrial fue adelantado por este diario en su edición del pasado domingo, al señalar que ABSA decidió construir una nueva planta potabilizadora entre el Parque de Mayo y las instalaciones del Vto. Cuerpo de Ejército y no aguas abajo de Villa Rosario, donde el curso evidencia un alto grado de contaminación por el vertido clandestino de aceites y otros productos químicos.

El destino domiciliario y no industrial que tendrán las aguas del arroyo está dado por la ausencia de cañerías que vinculen directamente el emplazamiento elegido con el polo industrial.

El agua del Napostá será inyectada en una cañería troncal de 600 milímetros de diámetro que corre paralela al predio del Ejército y luego se dirige al Camino Parque Sesquicentenario, abasteciendo a los barrios de ese amplio sector.

Piden información

Mediante un proyecto de comunicación, el concejal Alejandro Curino solicitó al municipio información respecto de la calidad del agua del arroyo Napostá.

El edil pidió también que la empresa ABSA SA informe las razones por las que se decidió utilizar agua de ese curso para uso domiciliario, así como también debido a por qué motivo las industrias aducen que el líquido proveniente de este cauce presenta minerales que serían perjudiciales para su uso.

Asimismo, Curino solicitó conocer cuáles serían estos minerales perjudiciales para uso industrial, su concentración, y además, el aporte monetario que harían las industrias del polo petroquímico para instalar la planta potabilizadora.

Ya fueron utilizadas

Los fundadores de la ciudad eligieron su actual emplazamiento al considerar, entre otros factores, que el arroyo Napostá sería capaz de abastecer sin problemas a la población.

Sin embargo, décadas después, cuando el curso quedó resumido a un insignificante hilo de agua, la realidad puso de manifiesto el error.

El Napostá fue utilizado hasta 1908, año en que se inauguró el servicio público mediante una toma que captaba el agua del río Sauce Grande y luego volvió a emplearse a fines de la década del 50.

Comentá la nota