Seguirán controlando que las casas sociales estén habitadas

Aproximadamente 3.000 viviendas fueron verificadas. El personal del Programa vivienda volverá los barrios entregados por el Gobierno durante los primeros días de febrero.

En los primeros días febrero el Programa de Vivienda retomará el operativo de verificación de las viviendas sociales que fueron entregadas por el gobierno provincial, con el objetivo de conocer si realmente las casas son habitadas por los adjudicatarios o si se encuentran en alguna situación de irregularidad.

El jefe del Programa, Pablo Berardo, explicó que durante enero los controles fueron suspendidos porque muchas personas salen de vacaciones y "era muy posible que las familias no estuvieran en sus domicilios", dijo. Además explicó: "Cuando llegamos a un inmueble social y nadie atiende, se deja un acta de constancia, en la que se intima al propietario para que en un plazo de 72 horas pueda hacer el descargo, antes que comience el proceso de desadjudicación. Y ante la posibilidad de que las personas no se enteren a tiempo decidimos esperar y retomar las actividades en febrero".

El funcionario señaló que el control sobre los descargos será más riguroso. "No sólo bastará con la presentación de documentación en el Programa para afirmar que viven en la casa, sino deberán presentar una serie de pruebas como por ejemplo las últimas tres boletas de la luz. Para constatar los niveles de consumo del inmueble y establecer así si realmente están habitadas".

Hasta finales de 2009, fueron verificadas aproximadamente 3.000 viviendas. Berardo dijo que el control se centró principalmente en La Punta, donde "se encuentra la mayor cantidad de hogares sociales, no sólo de la provincia, sino del país", apuntó. También inspeccionaron domicilios de la capital en las zonas del norte y sur de la ciudad.

Berardo señaló que el operativo está fundamentado en la Ley de Vivienda 1-0547-2006, donde están establecidas las obligaciones de los adjudicatarios a la hora de ocupar una vivienda social. El beneficiario tiene que ocupar la casa, no podrá transferirla o ceder a terceros, no arrendarla o darla en préstamo, salvo cancelación previa del inmueble. Además deberán mantener al día el pago de las cuotas.

Las verificaciones tratan de normalizar la situación de la vivienda, ya que el Programa ha encontrado casas que son alquiladas. Ante esta situación el Gobierno presupone que el adjudicatario no tiene una necesidad habitacional y que junto al inquilino incurren en una infracción. La sanción inmediata que da el Estado es la desadjudicación, y las personas involucradas no podrán acceder a ningún otro tipo de inmueble que entregue el Gobierno.

El titular de Vivienda comentó que también continuarán con las verificaciones que se concretan a través de denuncias puntuales, ya sea porque la casa esté deshabitada o alquilada, por cambio de titularidad o cancelación por discapacidad.

Comentá la nota