"Seguimos tendiendo la mano pero pedimos que los movimientos Sociales ayuden"

El ministro de Desarrollo Social, Aldo Leiva, advirtió ayer que el gobierno provincial no recibirá a movimientos piqueteros que corten calles o rutas, como un modo de desalentar esa forma de protesta. "Seguimos tendiendo la mano a las organizaciones sociales, pero les pedimos que nos ayuden a respetar el derecho de los ciudadanos a transitar libremente", planteó.
Además, dijo que los grupos de desocupados deben valorar que "en estos 60 a 90 días fueron atendidos más veces y recibieron más respuestas que en los últimos doce años".

Presiones sin plafón

Leiva, en declaraciones a FM Universidad, dijo que el encuentro sirvió "para demostrar que por más presiones que se realicen, cuando hay situaciones que no se pueden resolver, no se resuelven. El episodio del miércoles de la semana pasada sólo generó rispideces y no aportó absolutamente nada", planteó, refiriéndose a los incidentes con el movimiento de Tito López.

La reunión fue con un grupo de nueve movimientos sociales, con lo que Leiva dijo que se acordó "avanzar en un esquema en el que vamos a trabajar Desarrollo Social, Infraestructura, Vivienda y el Ministerio de la Producción, para que en 15 días podamos tener el requerimiento de los proyectos que generen trabajo aunque sea de manera transitoria, porque en este escenario de crisis mundial hay que aguzar el ingenio para lograr la mayor tranquilidad posible en todos los sectores de la sociedad".

"Tenemos que armar proyectos y en función de ellos se incorporarán personas desocupadas, para obras que son básicamente de carácter comunitario", añadió Leiva.

El ministro dijo que su cartera tiene registrados unos 50 movimientos sociales, todos del Gran Resistencia. El lunes próximo habrá una nueva reunión, con las organizaciones que no estuvieron anteayer.

"Lo que es importante destacar es que la gran mayoría de los movimientos acompañan esta mesa de diálogo, y logramos avances para programas de contención social que llegan ya a unas 5.000 familias por ese trabajo conjunto. Yo pongo énfasis en el hecho de que hay grupos que tienen la suficiente contención y respaldo, y muchas veces la misma gente que recibe una respuesta es utilizada para cortar calles o rutas", cuestionó.

Hay que trabajar

Leiva dijo que "si un movimiento tiene jornalizados, o personas que cobran becas o algún tipo de asistencia por parte del Estado, es justo que esa gente haga una contraprestación laboral, pero no que esté cortando el tránsito y generando un caos. Respetamos la protesta social, pero pedimos el mismo respeto para los demás".

Como ejemplo citó el caso "de ese señor que se denomina líder de los ladrilleros y anduvo cortando rutas en toda la provincia. Es empleado municipal de Fontana, y lo que menos ha hecho es trabajar como empleado municipal. Nos llama la atención cómo se mueve, con dos o tres vehículos, y uno se pregunta en qué horario trabajo, porque en los últimos meses lo vimos muy activo en cortes de rutas, y que yo sepa el intendente Briansó no tomó ningún tipo de medida para ver si este hombre está trabajando o no".

"Este hombre, que cobra un salario y debiera estar trabajando, que no sé de qué modo logró una certificación municipal donde dice que es ladrillo y cobró un beneficio que no le corresponde, es lo que tratamos de ir consiguiendo que no suceda más, e ir persuadiendo a los movimientos para desactivar esa metodología de protesta que irrita a la sociedad y es injusto cuando de ella participan personas que tienen ayuda del Estado", insistió.

No a los cortes

El funcionario comentó que los movimientos están recibiendo actualmente 550 becas y 350 puestos para jornalizados. Cada beca representa un pago de 600 pesos mensuales y el jornal mensual alcanza los 1.000 pesos, que bajan a 800 por los descuentos que se realizan. También se entregan tarjetas alimentarias y hay personas que cobran planes como el Familia y el Jefes de Hogar, más otros beneficios.

Leiva dijo que "aunque los movimientos sociales no lo van a decir públicamente, en los últimos 60 a 90 días fueron recibidos y atendidos y recibieron respuestas positivas más que lo que recibieron en los últimos 12 años", aludiendo a las tres gestiones del rozismo."Sin querer en polémicas, pero con mucha convicción, decimos que seguimos tendiendo la mano al diálogo con los movimientos sociales, que los queremos en un esquema de trabajo conjunto, que pretendemos que la inclusión social sea política de Estado, pero del mismo modo apelamos al sentido común y les pedimos que nos ayuden a respetar el derecho a transitar libremente, que es un derecho de los vecinos no sólo de Resistencia sino de toda la provincia del Chaco", agregó.

Leiva advirtió en ese sentido que "hemos adoptado la decisión de no recibir más a nadie que corte calles o que corte rutas, porque en esas condiciones no se puede trabajar. Así como con esa actitud se priva al ciudadano común de transitar, si quien corta una calle o una ruta cree que así va a ser recibido rápidamente, nosotros vamos a atender rápidamente al que no corta calles ni rutas, y que no recibe ningún beneficio, porque creemos que es lo más justo".

Comentá la nota