Seguimientos, espionaje y censura

Funcionarios nacionales calificaron de "trascendente" al material encontrado sobre acciones de la policía y el II Cuerpo.
El Procurador General de la Nación Esteban Righi reveló ayer el hallazgo en Santa Fe de documentación que prueba las tareas de inteligencia policial y militar realizadas durante la última dictadura. El funcionario explicó que la documentación pertenece a la Policía de Santa Fe y al Ejército, y está basada en seguimientos, espionaje y censura a dirigentes políticos y sociales. Los papeles fueron encontrados por la fiscal Mabel Colalongo en el Archivo Intermedio y en el Archivo de la Memoria de la provincia, según explicó Jorge Auat, fiscal general a cargo de la Unidad de Coordinación y Seguimiento de Causas por Violaciones a los Derechos Humanos, cometidas durante el Terrorismo de Estado.

Según explicó Auat "la documentación es bastante voluminosa y recién hemos llegado a analizar un 5 por ciento de la misma. Los expedientes son variados, vinculadas a persecuciones ideológicas, otras referidas a dirigentes gremiales en algún caso. Hay un trabajo que está vinculada a dirigentes de la APDH con miembros de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, cuando vinieron a la Argentina en el año 1978, y otras de ese tipo. Después hay un seguimiento de una chica que está desaparecida, María Teresita Serra. Esto recién está comenzando y es trascendente toda vez que podría sumarse a las causas que no son sólo Santa Fe, sino en otras vinculadas al Segundo Cuerpo de Ejército que abarca varias provincias, y probables conexiones con otras comunidades informativas con otras jurisdicciones y no descartamos esa posibilidad concreta".

--¿De qué tipo de información se trata?

--Hay operaciones de inteligencia policial y también del Ejército porque en esa época hacían tareas conjuntas.

--¿En qué lugar y cómo fue encontrada esta documentación?

--Fue hallada por la fiscal de Rosario Mabel Colalongo en la ciudad de Santa Fe en el Archivo Intermedio y en el Archivo de la Memoria.

--¿Qué características tiene este archivo, es de acceso libre, restringido?

--En realidad pareciera que era de acceso público, pero desconocemos si cualquiera podía acceder a estos documentos. Lo cierto es que tuvimos que solicitar a la Secretaría de Derechos Humanos que nos autorizara la extracción de fotocopias.

--¿La Procuración entiende que esta documentación no fue suficientemente valorada?

--No podría decir qué valor o trascendencia le dieron ellos. A nosotros nos pareció importantísima, porque tenemos una mirada de fiscales, es decir desde la estrategia procesal es importante.

--¿Cuál es la cantidad de documentación encontrada?

--Cuantificar no es fácil, podría decirle que hay como una habitación repleta de documental.

--¿Todo estaba en manos de la Secretaría de Derechos Humanos?

--Mire todo estaba en una Archivo Intermedio y otro en el Archivo de la Memoria, no sé quien lo manejaba.

--¿Cuál es el nivel de importancia que tiene esta documentación?

--Concretamente si hay casos con vinculaciones entre Rosario y Santa Fe, u otras jurisdicciones, pero desde nuestra valoración procesal de fiscales, sería prematuro hacerlo. Una vez determinado el vínculo de esta documentación con una causa particular, recién entonces podremos hacerlo. Una documentación en importante en cualquier causa, si puede ser incorporada a un plexo probatorio, lo que la puede hacer más eficaz.

--¿Cuál fue la actitud del gobierno provincial ante este hallazgo?

--Lo desconozco, no hablé con nadie del gobierno. Creo que siempre lo tuvieron allí. Lo que hicimos es gestionar el permiso para fotocopiarla. No tuve diálogo con alguien del gobierno de Santa Fe para ver cómo valoran este hallazgo. Esta investigación la inició la fiscal Colalongo, y desde la Procuración fuimos a apoyarla como Unidad, pero nunca nos pusimos a valorarla junto al gobierno. Pensamos que esa documental podría ser importante y nos preocupamos en acceder a ellas como un aporte más a la reconstrucción histórica de los hechos.

Comentá la nota