La secundaria pierde cerca de mil alumnos en cada ciclo.

El principal inconveniente, afirman desde distintos sectores, lo representan los primeros años del secundario. El fracaso escolar en octavo y noveno es enorme. Desde el Sindicato Unido de la Educación estiman que cerca del 20% de los alumnos que ingresan a la secundaria no llegan al Polimodal.
La matrícula de la secundaria presenta una lenta y constante disminución en los últimos 5 años. En 2003, este ámbito educaba a 125.480 jóvenes, mientras que el año pasado recibió a 121.192 chicos. Los especialistas afirman que la secundaria tiene un severo problema para retener a los estudiantes y que debe analizarse seriamente, ya que los cambios en la legislación y las diferentes gestiones no logran resolverlo.

La matrícula en el último lustro ha presentado una sola constante: siempre, en mayor o menor medida, se muestra en baja. En 2003 había 125.480 chicos; en 2004, 600 jóvenes menos y en 2005 sólo 122 mil. La matrícula volvió a bajar en 2006 pero repuntó levemente en 2007, cuando llegó a 121.724 alumnos. En 2008, sin embargo, volvió a retroceder.

La constante baja está impulsada por el severo deterioro de la capacidad de la escuela pública de retener a los alumnos: en el período 2003-2008 el nivel medio estatal disminuyó en 6.500 alumnos su matrícula, de poco más de 100 mil a 93.500 jóvenes. Esa disminución estuvo levemente aminorada por el sector privado, cuyo número de alumnos pasó de 25.319 adolescentes en el año de asunción de Néstor Kirchner a 27.573 jóvenes el año pasado.

El principal inconveniente, afirman desde distintos sectores, lo representan los primeros años del secundario. El fracaso escolar en octavo y noveno es enorme. Desde el Sute (Sindicato Unido de la Educación) estiman que cerca del 20% de los alumnos que ingresan a la secundaria no llegan al Polimodal.

El abandono, en total, es de cerca del 16% en este nivel, pero la tasa de egreso de la secundaria presenta las cifras más alarmantes: apenas 4 de cada 10 chicos termina el nivel medio. Aquí también las escuelas estatales presentan los datos menos felices: en las escuelas del Estado la finalización oscila entre el 25% y el 30% cada año.

La evolución del egreso en el nivel medio no ha sido favorable ya que en 1998 este indicador rozó el 50%. En la primaria, las cifras tampoco les sonríen a las autoridades: en los últimos 5 años, la EGB 1 y 2 también perdieron 5 mil alumnos. Sin embargo, la finalización es del casi del 80%, mientras que apenas el 2% de los niños abandonan el colegio.

Las primarias estatales tuvieron, en 2007, 10 mil alumnos menos que en 2003, mientras que las privadas incorporaron 5 mil chicos. Una de las causas de la lenta retracción de la matrícula, afirman en las ONG educativas, es la disminución del poder adquisitivo, que obliga a muchos chicos a trabajar, tanto fuera de su casa, por un sueldo, como realizando las tareas hogareñas.

Comentá la nota