Secuestraron el primer auto por ir demasiado rápido

Lo detectaron en la avenida 27 de Febrero, cerca del Parque Roca. El conductor, de 35 años, tuvo que pagar la multa para recuperar el coche. Pero como tiene registro en Provincia no le quitaron puntos.
Parece que se confundió, tendría que haberse ido al autódromo", decía un curioso a un costado del operativo. Es que el Peugeot 307 gris pasó ayer a una velocidad que daba miedo ante el primer puesto de control sobre la avenida 27 de Febrero, a la altura del Parque Roca, y no muy lejos del Oscar Gálvez. El radar marcó 126 km/h en una zona donde la máxima es de 70 km/h. Trescientos metros más adelante, el auto fue detenido y se transformó en el primero en ser secuestrado por exceder la velocidad máxima. Y nada menos que en 56 km/h.

Fue durante uno de los controles que desde el 17 de septiembre realizan los agentes de tránsito del Gobierno porteño, por una nueva ley que permite retener autos que excedan en 40 km/h la velocidad máxima permitida en calles (40km/h) y avenidas (60km/h y 70km/h en algunos casos).

El operativo fue a las 10.30 de la mañana y el conductor es un hombre de 35 años, que vive en Haedo. Según explicaron desde el Gobierno porteño, cuando le mostraron el acta con la foto, el hombre se comportó con corrección, aceptó la multa y el secuestro del auto, que fue llevado a la playa de infractores de Aráoz de Lamadrid y el Bajo Autopista."Tuvo que presentarse ante un controlador de faltas, pagar la multa y recién después pudo ir a buscar su auto, ya que en estos casos no se cobra por el acarreo", explicó Matías Molinero, subsecretario de Seguridad Urbana. Como el conductor tiene su registro otorgado por la Provincia de Buenos Aires, no se le descontaron los 10 puntos que le hubieran correspondido por el sistema de scoring que rige en la Capital Federal. La multa va de los $ 100 a los $ 1.000 para particulares. Según explicaron en la Ciudad, el operativo se hizo sin agentes de la Policía Federal, con móviles identificados del Gobierno porteño. "Y pese a que allí la máxima es de 70 km/h, el radar se seteó en 99 km/h para que las multas no sean trampas cazabobos", indicó uno de los funcionarios a cargo del control.

En esa zona de Villa Soldati, la avenida 27 de Febrero tiene dos carriles por mano (el Peugeot circulaba hacia la General Paz) y como casi no hay casas, muchos aprovechan para ir a velocidades muy altas."El secuestro de autos sirve para mostrar que los controles son para todos, porque aunque algunos no tengan registro en Capital y no sufran el descuento de puntos, deben obligatoriamente pagar la multa en el acto para recuperar su vehículo. Esperamos que pronto podamos unificar el scoring con Nación y Provincia", dijo Molinero. Las estadísticas que maneja el funcionario indican que el 68% de los infractores detenidos en Capital tienen licencia bonaerense. "El secuestro de autos es para infracciones extremadamente groseras que ponen en grave peligro la vida de los demás, como en este caso. No tienen un fin recaudatorio", argumentó el director de Seguridad Vial porteño, Pablo Martínez Carignano.

Comentá la nota