Secuestran 200 kilos de alimento en mal estado que iban a la Costa

Secuestran 200 kilos de alimento en mal estado que iban a la Costa
Empresas de transportes de sustancias rompieron la cadena de frío. Malas condiciones higiénicas.
El gobierno de la provincia de Buenos Aires secuestró más de 200 kilos de alimentos en mal estado que estaban destinados a centros turísticos de la costa bonaerense, entre ellos pollos y leche, y habían perdido la cadena de frío.

Los operativos fueron realizados por inspectores de Asuntos Agrarios bonaerenses en los accesos de las ciudades de Mar del Plata, Pinamar, Miramar, Santa Clara del Mar, Monte Hermoso y Necochea, el jueves y viernes.

En el marco de los operativos, los inspectores controlaron más de 200 vehículos que llevaban unas 150 toneladas de productos alimenticios. Como resultado de los controles, fueron decomisados 242 kilos de productos lácteos y pollos que habían perdido la cadena de frío.

Inspectores que participaron en la investigación manifestaron que "la ruptura de la cadena de frío y las malas condiciones higiénicas de los productos conformaban un alto riesgo sanitario".

En los controles también participaron representantes del ministerio de Salud bonaerense e inspectores de bromatología municipales. Como parte del operativo, los efectivos controlaron la habilitación sanitaria de los vehículos, libreta sanitaria del transportista, documentación que acredita la mercadería, condiciones de higiene de los productos, y funcionamiento y registro de la cadena de frío.

En los primeros días de enero, el gobierno bonaerense controló por primera vez el servicio de comida en ómnibus de larga distancia, en el marco de un operativo de supervisión de vehículos transportadores de sustancias alimenticias, donde decomisó 132 kilos de alimentos.

El control fue realizado en esa oportunidad por inspectores de los ministerios de Salud y Asuntos Agrarios de la provincia de Buenos Aires en el peaje Hudson de la Autopista La Plata-Buenos Aires. El operativo incluyó el control de 70 transportes de alimentos y 30 ómnibus de larga distancia.

El ministro de Salud, Claudio Zin, quien participó de los controles, explicó en esa oportunidad que "se decidió incluir a los ómnibus de pasajeros en las inspecciones a partir del caso de una niña de 13 meses, oriunda de Río Grande, Tierra del Fuego, que falleció (en los primeros días de enero) en el hospital José Penna de Bahía Blanca por Síndrome Urémico Hemolítico (SUH)".

"Existen sospechas de que en el viaje desde su ciudad hasta Bahía Blanca consumió algo en mal estado dentro del colectivo, por lo tanto, estamos haciendo todo el esfuerzo posible por controlar los vehículos", manifestó el funcionario. El ministro pidió que "la comunidad haga la denuncia en nuestra subsecretaría de Control Sanitario, toda vez que observe alimentos no fiables durante los viajes". Entre los productos decomisados, los inspectores secuestraron crema de leche, medallones de carne congelada, salchichas, chorizos frescos y fiambres de cerdo.

"Nos encontramos con un vehículo que llevaba productos cárnicos sin un sistema de frío adecuado, de hecho en el interior pudimos medir que los alimentos estaban a 24 grados centígrados, es decir, a temperatura ambiente", dijo Zin. En ese sentido, manifestó que "esto acarrea todo tipo de proliferación de bacterias y un enorme riesgo de que transmitan las llamadas ETA, Enfermedades Transmitidas por Alimentos".

En los controles los inspectores comprobaron que algunos ómnibus de pasajeros llevaban bidones de agua cargados hasta doce horas antes del inicio del viaje. En esa oportunidad el funcionario consideró que "estamos evaluando la posibilidad de obligar a las empresas a suministrar botellas de agua envasadas a las personas que viajan, porque esto también implica un riesgo para la salud".

Comentá la nota