Secuestradores dieron prueba de vida del empresario

Los captores de Leonardo Gabriel Bergara, el empresario secuestrado hace 10 días en la localidad bonaerense de Ranelagh, dieron una prueba de vida que consistió en hacerle escuchar a su hermano una grabación en la que la víctima contaba el hallazgo del galeón español en Puerto Madero y pedía que paguen el medio millón de dólares del rescate.
Fuentes de la investigación informaron que la prueba de vida fue el martes pasado por la noche, cuando los secuestradores tuvieron el último contacto con Gustavo, el hermano de la víctima, encargado de negociar el rescate.

Los voceros explicaron que en el nuevo contacto telefónico, el secuestrador a cargo de la negociación le dijo al hermano de Bergara, un empresario dedicado a la importación de electrónica y juguetes, que tenía algo para que escuche.

Por teléfono, Gustavo Bergara escuchó en una grabación la voz de su hermano relatando que ese mismo martes habían encontrado en Puerto Madero un galeón español del siglo XVIII.

Siempre según una alta fuente de la investigación consultada por la prensa, luego de mencionar el hallazgo del galeón, la víctima le rogaba a su hermano que junte el dinero y pague el rescate exigido para poder pasar "el año nuevo en familia".

Si bien en un principio la banda exigió un millón y medio de dólares como rescate, ya bajó sus pretensiones a más de la mitad, medio millón de la misma moneda.

Antes de finalizar la conversación, el secuestrador le pidió a Gustavo Bergara que le dijera cuánto dinero había juntado hasta el momento y cuando el hermano de la víctima le dijo la cifra, el delincuente le dijo que siguieran juntando más plata y le hizo una advertencia: "Nosotros no somos como la banda de Gerez".

Los investigadores explicaron que de esa manera el captor hizo referencia a un secuestro exprés que había sufrido tiempo atrás el propio Gustavo Bergara que fue atribuido a un delincuente apellidado Gerez.

"No sabemos si es parte de la misma banda o si le sacaron esta información a Leonardo, pero de lo que estamos seguros es que esta banda es profesional", dijo a la prensa uno de los investigadores.

Bergara (37) fue capturado pocos minutos después de las 9 del lunes 22 de diciembre cuando circulaba en su camioneta 4x4 Grand Cherokee, junto a su esposa, tras salir de su vivienda situada en la calle 315 número 889 de la localidad de Ranelagh, partido de Berazategui.

Los investigadores establecieron que la pareja fue sorprendida por al menos cuatro hombres que simulaban ser policías y llevaban sus rostros ocultos y estaban fuertemente armados.

Tras el asalto, los secuestradores se llevaron cautivo al matrimonio y pocos minutos después liberaron a la mujer y abandonaron la camionera a un costado de la autopista Buenos Aires-La Plata, en inmediaciones al Cementerio Parque Iraola de Hudson.

Desde ese día, los delincuentes entablaron la negociación con el hermano de la víctima y las pocas veces que se comunicaron lo hicieron desde teléfonos celulares, en movimiento y en distintas localidades del conurbano.

Incluso, en algunas ocasiones, la banda se comunica mediante mensajes de texto.

El caso es investigado de oficio por la fiscal federal de Quilmes Silvia Cavallo y la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) de ese partido del sur del conurbano.

Comentá la nota