Las secuelas de la crisis interna del Gobierno

Aunque lo peor de la tormenta política ya pasó, la crisis interna que se vivió durante varias semanas en el gobierno municipal dejó secuelas. Y todo indica que marcará una bisagra en la gestión del intendente Ricardo Alonso y en la conducción de la Unión Vecinal Angostura Comunal (UVAC).
Ambos saben que la sociedad exitosa que los llevó al Municipio en junio de 2007 se rompió. De todos modos seguirá, aunque sea atada con hilos. Están a mitad de camino y quedan dos años de gestión. Tal vez el período más difícil para la dirigencia vecinal y para Alonso, porque se viene la pelea por la intendencia donde el MPN y el PJ esperan agazapados la ocasión de recuperar la Municipalidad.

La conducción de la UVAC ya tiene desde la semana pasada la renuncia al partido del secretario de Gobierno, y próximo jefe de Gabinete, Emilio de Alvear, quien fue uno de los fundadores de la novel fuerza política.

De Alvear confirmó ayer su renuncia a este diario y explicó que dentro de un partido hay distintas corrientes. Confió que como no piensa en ninguna candidatura para después de 2011, optó por volcarse por completo a la gestión municipal y dejar lo partidario.

La renuncia del secretario de Gobierno y fundador de la UVAC sorprendió entre la dirigencia, a pesar de que era una decisión previsible. De Alvear había sido cuestionado por la conducción del partido para ocupar el cargo de jefe de Gabinete, porque consideran que no tiene el perfil indicado para recomponer la relación entre el Ejecutivo y el Legislativo. Otros dirigentes piensan que es el indicado para ese puesto, pero reconocen que no era el momento para nombrarlo por los fuertes roces con algunos concejales y dirigentes.

Sugerencia

La conducción hasta le sugirió a Alonso que designe en la Jefatura de Gabinete al secretario de Economía y Hacienda, Gustavo Bareilles. Pero Alonso ratificó la semana pasada a De Alvear, quien se transformará en el hombre fuerte del Gabinete desde el 1 de marzo, cuando esté aprobada la nueva estructura.

En la carpa chica de la UVAC masticaron con resignación la decisión de Alonso de confirmar a De Alvear y al secretario de Turismo, Juan José Fioranelli. Advirtieron que Alonso no tomó en cuenta al partido. No es la primera vez. "Nos estamos acostumbrando", reconoció un alto dirigente. Saben que en los próximos meses, probablemente, tendrán que remar solos.

Por eso quieren recomponer filas y fortalecer la UVAC. Aseguran que están más preocupados porque no observan un cambio de rumbo en la gestión. Sostienen que ese era el objetivo principal de las propuestas que presentaron a Alonso en diciembre pasado. Y están convencidos de que difundir el documento fue un acierto, aunque las heridas hayan quedado abiertas.

Comentá la nota