Los sectores productivos insistirán para que mejore la calidad del servicio de energía

CARPA y UNIR aceptan el aumento pero quieren obras y mejoras en el servicio que presta EDELaR. En tanto, la Sociedad Rural advierte sobre el impacto de la suba en el sector y ARCO insistirá por su proyecto de una tarifa social
Luego de que el Ente Único de Control de Privatizaciones (EUCOP) sugiriera esta semana que el incremento tarifario que se autorice a EDELaR ronde entre el 15 y el 19 por ciento, distintas cámaras empresarias y entidades intermedias salieron a hacer su evaluación sobre el aumento que se viene en el servicio de energía eléctrica.

La Cámara Riojana de Productores Agropecuarios (CARPA), la Unión de Industrias Riojanas (UNIR), la Sociedad Rural y la Asociación Riojana del Consumidor (ARCO) -todos ellos participantes en la audiencia pública de octubre pasado- fueron consultados por NUEVA RIOJA y dejaron sus impresiones sobre cómo impactará en esos sectores el aumento tarifario y sobre qué acciones seguirán a partir del momento en que el incremento comience a aplicarse.

Tanto CARPA como UNIR plantearon que, con el aumento tarifario casi como un hecho consumado, ambas cámaras insistirán en sus reclamos para que EDELaR mejore la calidad del servicio que brinda.

“El aumento que se va a otorgar está dentro de los valores lógicos. Nosotros hubiésemos preferido que no haya aumento, pero ahora, con el informe presentado por el EUCOP aceptamos que habrá una nueva tarifa pero vamos a apuntar a que la empresa mejore la calidad del servicio”, afirmó Oscar Gómez, presidente de CARPA.

El titular de la cámara agropecuaria señaló que días atrás las autoridades de CARPA se reunieron con el EUCOP y también con directivos de EDELaR para informarse sobre el plan de obras que tiene previsto la empresa concesionaria. “Hay zonas, el polo Sur más precisamente, donde tenemos problemas de provisión del servicio. En Anguinán hay problemas con el nivel de la tensión eléctrica y queremos saber qué obras se piensan hacer para solucionar estos temas”, añadió el empresario.

Por otra parte, Gómez le reclamó al Gobierno la necesidad de contar con una mayor provisión de gas natural destinada a la agroindustria en la zona de Antinaco - Los Colorados. “Necesitamos gas en cantidad y calidad apropiadas. Es necesario incorporar valor agregado y mano de obra en la agroindustria con mayor permanencia que la que se tiene en la agricultura. Y para eso hace falta que el Gobierno invierta en infraestructura. Sólo así vamos a poder estar a la altura de la competencia internacional”, analizó Gómez.

En tanto, el presidente de UNIR José Brizuela también lamentó el aumento tarifario pero destacó que “al menos será la mitad de lo que pedía la empresa” (EDELaR reclamaba un incremento del 42 por ciento).

Respecto de la mejora en la calidad del servicio eléctrico, Brizuela consideró que dicha mejora “debería ser un resorte automático del aumento que se va a otorgar”. De todos modos, el empresario adelantó que UNIR tendrá en los próximos días una reunión interna para luego plantear ante el Gobierno la necesidad de que se insista para que EDELaR mejore la calidad de su servicio.

Clandestino

Por su parte, desde la Sociedad Rural, el titular de la entidad Domingo Gómez consideró que el aumento tarifario afectará mucho a los carniceros y a los consumidores.

“Se va a aplicar la suba justo en verano, cuando más utilización hay de la energía. En nuestro sector todo aumenta, aumentan los insumos y también la mano de obra se ha vuelto más cara”, evaluó.

A la Sociedad Rural más que la calidad del servicio, le preocupa las consecuencias que puede traer entre los carniceros el aumento de la tarifa. “Esto puede estimular las actividades clandestinas. Hay carniceros que con este aumento, para abaratar costos pueden empezar a evadir impuestos. O lo que es peor, no realizar todos los controles de calidad exigidos, como por ejemplo, el de la brucelosis. Y si eso pasara sería un verdadero peligro para la población”, consideró Gómez.

ARCO pugnará por la tarifa social

En tanto, desde ARCO se lamentó mucho que el informe técnico del EUCOP no haya tomado en cuenta el proyecto de tarifa social presentado por aquella entidad. “Lamentamos que no se haya establecido una tarifa social como propusimos. Ni siquiera trataron el tema. De todos modos vamos a seguir insistiendo por este tema”, afirmó Emanuel Akiki, presidente de ARCO.

Akiki admitió que ARCO no tiene quejas respecto de la calidad del servicio “porque cuando la gente viene con un reclamo la empresa le da respuestas”.

En cambio, remarcó que ARCO no cejará sus esfuerzos por conseguir una tarifa social.

“Vamos a seguir con este tema porque la gente realmente necesita una tarifa social. Vamos a agotar todas las vías posibles, la del Gobierno, la de la empresa, todas. Y si no hay voluntad de aplicarla tendremos que presentar un proyecto de ley”, concluyó.

Comentá la nota