Los sectores pesquero, textil y turístico son los más vulnerables ante el nuevo contexto económico

La advertencia forma parte de un informe elaborado por el "Grupo de Estudios de Trabajo" -GET- * Lo atribuyen a la estrecha relación que existe entre su desempeño y el tipo de cambio real
El "Grupo Estudios del Trabajo" -GET- dependiente de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la Universidad Nacional de Mar del Plata, dio a conocer su segundo informe sociolaboral para el partido de General Pueyrredon.

En su trabajo -al que tuvo acceso LA CAPITAL- los investigadores advirtieron que los efectos de la crisis por la que están atravesando la economía nacional e internacional impactarán sobre los principales sectores productivos de la ciudad y, a través de ellos, sobre el mercado laboral.

Según los investigadores María Estela Lanari -directora del trabajo-, Marcos Gallo y Eugenia Labrunée, los sectores más vulnerables ante el nuevo contexto económico son aquéllos cuyo desempeño depende en gran medida del tipo de cambio real.

Entre estos últimos incluyeron a las industrias turística -con todos sus servicios vinculados-, textil y pesquera, por ser "altamente sensibles a la situación cambiaria" y anticipan que las consecuencias que sufran "se reflejarán en una medida importante en el mercado de trabajo local".

También recalcaron que en los dos primeros casos la situación podría verse agravada por cuanto para ellos "resulta central el dinamismo del mercado interno y podrían verse afectados por una desaceleración económica que impacte sobre la demanda".

En este contexto, el informe elaborado por los especialistas en trabajo de la Facultad de Ciencias Económicas considera que en el corto plazo "será necesario extender las políticas sociales destinadas a contener la emergencia de las problemáticas sociolaborales más graves".

Análisis de contexto

En su informe, los especialistas analizan los cambios experimentados en los últimos meses en las principales tendencias del mercado de trabajo local y nacional, así como las proyecciones que se avizoran dada la actual coyuntura económica.

En este sentido, reconocen que desde fines de 2008 la crisis económica internacional aparece como un factor de primer orden en la explicación del desempeño que han exhibido las variables económicas más relevantes y condiciona todas las expectativas acerca de la posible evolución que las mismas podrían presentar en el mediano plazo.

Sin embargo aclaran que "el elevado nivel de reservas internacionales y el relativo aislamiento con respecto a los mercados financieros" de la economía argentina hacen prever un impacto moderado de la crisis internacional.

Aún así aclaran que desde el cuarto trimestre de 2007 "se han evidenciado signos de estancamiento" cuyos orígenes "deben buscarse prioritariamente en las limitantes estructurales del esquema macroeconómico implementado luego de la devaluación y consolidado a mediados de 2003".

Fin del círculo virtuoso

El informe del GET afirma que la evolución de las principales variables sociolaborales durante el año 2008 confirmaría la "conclusión del ciclo virtuoso iniciado en 2002".

Para basar esta afirmación los especialistas remiten al desempeño de la tasa de desempleo y ubican el punto de quiebre en el cuarto trimestre de 2007, momento en que se detiene la tendencia descendente que hasta entonces venía evidenciando la variable, para estabilizarse en un nivel aproximado del 8%.

En cuanto al ámbito local, advierten que el comportamiento de la desocupación es "más errático" y recuerdan que en las últimas cuatro mediciones la tasa osciló entre un máximo de 10,9% y un mínimo de 7,6%, "sin mostrar una tendencia clara que permita inferir la dirección de su evolución futura en el corto plazo".

Por otra parte, advierten que un fenómeno persistente que se verifica incluso desde antes de la devaluación es la diferencia entre las tasas de desempleo locales y las nacionales, fenómeno en el que consideran clave la tasa promedio de actividad de Mar del Plata, la cual es "relativamente elevada en comparación con lo que sucede en el total del país".

"Este hecho podría tener una explicación en el rol que cumple la ciudad como polo de atracción de corrientes migratorias provenientes del sudeste bonaerense y, en menor medida, del resto del país, atraídas tanto por la dinámica estival del mercado de trabajo como por la importancia alcanzada por Mar del Plata como centro urbano regional", reflexionan.

Mayor subocupación

Según los analistas, los indicios de agotamiento del ciclo de crecimiento post devaluación -por lo menos en los que respecta a la generación de puestos de trabajo de calidad- se evidencian de manera más marcada en el comportamiento de la tasa de subocupación, que son los trabajos de menos de 35 horas semanales).

En este sentido consideran que la variable tuvo "un claro punto de inflexión en el primer trimestre de 2008, cuando el subempleo para el total del país alcanzó un mínimo del 8,2% -coincidente para esa misma fecha con el valor registrado a nivel local-, para iniciar un proceso de ascenso gradual que se sostiene a lo largo de los dos trimestres siguientes".

Sin embargo puntualizan que en el ámbito local ese ascenso es mucho más marcado, pasando de 8,2% en el primer trimestre de 2008 a 12,3% en el cuarto trimestre del mismo año.

También aclaran que los síntomas de estancamiento "comienzan a manifestarse antes de la eclosión de la crisis económica internacional" y consideran que "son la consecuencia de las dificultades de sustentabilidad que experimenta el actual régimen económico".

Puntualizan que "luego de haber experimentado una recuperación considerable en los primeros años posteriores a la devaluación, la tasa de empleo muestra signos de estancamiento ya desde inicios de 2007, ubicándose en el cuarto trimestre de 2008 en valores próximos al 43%, tanto a nivel nacional como local, lo que en Mar del Plata representa una leve caída en relación al registro de 43,7% alcanzado en el cuarto trimestre de 2007".

"Esta evolución, junto con el comportamiento ya descripto de la desocupación y la subocupación, añade otro síntoma de deterioro al campo laboral", advierten

Políticas de contención

En este contexto, el informe elaborado por los especialistas en trabajo de la Facultad de Ciencias Económicas considera que en el corto plazo "será necesario extender las políticas sociales destinadas a contener la emergencia de las problemáticas sociolaborales más graves".

El texto explica que los sectores de la sociedad más vulnerables serán "los más expuestos" a los cambios que se avecinan y que por lo tanto "contarán con menores posibilidades de mejorar sus condiciones de vida o de conservar los progresos relativos que hubieran alcanzado en la fase de recuperación previa".

Al respecto, los especialistas recuerdan que el último dato disponible indica que en el segundo semestre de 2008 el 9,3% de los marplatenses se encontraban por debajo de la línea de pobreza. Añaden que dicho estudio "cierra una serie con una marcada tendencia descendente iniciada en 2003, momento en que un 40% de población local llegó a estar en situación de pobreza".

En este contexto advierten que esos guarismos oficiales ubican a Mar del Plata en una mejor situación que el total del país -ya que en el segundo semestre de 2008 el porcentaje de población que a nivel nacional se encontraba por debajo de la línea de pobreza era del 15,3%.

Sin embargo consideran insoslayable que los parámetros nacionales "resumen situaciones muy heterogéneas, en donde por ejemplo las regiones del noreste y el noroeste argentino alcanzan niveles de pobreza del 28,7% y del 21% respectivamente, las que combinadas con tasas de empleo bajas tornan más severa la situación sociolaboral de esas poblaciones".

En cuanto al aglomerado marplatense, consideran que "si bien la posición relativa pareciera situarnos en una posición de menor desventaja en la problemática social, resulta importante destacar que en el último año la disminución de la pobreza en la ciudad se tornó más lenta con respecto a lo observado a nivel nacional".

Así, entre el segundo semestre de 2007 e igual período de 2008, el porcentaje de la población en condición de pobreza para el total del país tuvo una variación de 5,3 puntos porcentuales, pasando del 20,6% al 15,3% según los registros oficiales, mientras que a nivel local este indicador pasó del 12,5% al 9,3% en el mismo período.

Tras destacar que esa caída es menor, incluso, a la observada en períodos anteriores, los especialistas prevén que "durante 2009 la evolución de los indicadores económicos y sociales empeorará en comparación con el buen desempeño registrado en los últimos años, aunque seguramente la situación socioeconómica estará muy lejos de sufrir un deterioro tan profundo como el experimentado hacia el final de la convertibilidad".

Aún así, advirtieron que "será necesario extender las políticas sociales destinadas a contener la emergencia de las problemáticas sociolaborales más graves".

Modelo

Según el Grupo de Estudios del Trabajo, el año 2009 será "testigo de la conjunción del agotamiento natural de un ciclo de crecimiento basado en un tipo de cambio elevado con una crisis internacional de inusitada gravedad que hará más difícil la gestión macroeconómica en los próximos meses".

Tipo de cambio

Los investigadores del GET advirtieron que si bien la opción por un tipo de cambio alto dio lugar a seis años consecutivos de crecimiento a tasas elevadas, "ello fue acompañado por una tasa de inflación creciente que reconoce varias causas y que a la fecha ha erosionado de manera considerable la protección cambiaria que beneficiaba a amplios sectores de la economía. Esto tiene un correlato en las posibilidades de creación de puestos de trabajo, cuyo impacto se refleja claramente en la evolución de la tasa de empleo", añadieron.

Comentá la nota