El sector privado reclama mermar la presión tributaria

La Federación Económica, Unión Industrial y Sociedad Rural presentarán un documento al Gobierno reclamando una moratoria impositiva y rebajas en las alícuotas de algunos tributos provinciales.
Los pronósticos oficiales y privados coinciden en que el año que comienza planteará un complejo escenario para la economía local, con una fuerte recesión durante los primeros meses, como consecuencia directa de la crisis financiera mundial.

En ese contexto, desde el Estado ven con suma preocupación la posibilidad cierta de que las bajas en los niveles de venta y producción se vean reflejados en la pérdida de fuentes de empleo. En las últimas semanas, en más de una oportunidad, el gobernador José Alperovich reclamó al empresariado solidaridad, para que los trabajadores no sean la moneda de ajuste frente a la crisis.

Los distintos sectores que mueven a la economía en Tucumán comparten esa inquietud, pero también sostienen que, para evitar que esos presagios se conviertan en realidad, la actividad privada necesitará del apoyo del Estado, mediante medidas que permitan sostener la rentabilidad, fundamentalmente, a partir de una merma en la presión fiscal.

Reclamarán medidas

Por ese motivo, la Federación Económica de Tucumán (FET), la Unión Industrial de Tucumán (SRT) y la Sociedad Rural de Tucumán (SRT), elevarán el próximo lunes un documento al Poder Ejecutivo, solicitando la puesta en marcha de un paquete de medidas que apunten a disminuir la carga tributaria.

En concreto, solicitarán una reducción en las alícuotas de algunos impuestos provinciales, como Ingresos Públicos, Salud, Inmobiliario y las tasas que cobran las comunas rurales. Además, reclamarán que la Provincia y los municipios, a través de las direcciones de Rentas, lancen una moratoria impositiva similar a la recientemente anunciada por la Nación para empresas y particulares que posean deudas ante la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP).

Esa medida, que fue lanzada a fines de 2008 junto al denominado "Régimen de Blanqueo de Capitales", consiste en una moratoria impositiva y previsional sin precedentes, que condona parte de la deuda a pagar, reduce intereses y suspende las acciones penales ya iniciadas en contra de los evasores por obligaciones fiscales vencidas al 31 de diciembre de 2007.

A diferencia de lo dispuesto por esa moratoria de la Nación, que fija como requisito para acceder a la misma estar al día con el pago de los impuestos correspondientes a 2008 al día, los empresarios, industriales y productores tucumanos pretenden que la moratoria se extienda a impuestos impagos hasta el 31 de diciembre de 2008.

Según explicó a EL SIGLO el vicepresidente de la FET, Gregorio Werchow, desde el sector entienden que "tal como fue concebida, esa moratoria de la Nación es inaplicable, porque exige estar al día con los impuestos del período 2008, que es cuando la crisis más afectó al sector privado, con el conflicto del campo, la inflación y la recesión de los últimos meses; por lo que muchas empresas e industrias no pudieron cumplir con sus obligaciones. Por eso, pediremos al Gobierno provincial que se adhiera a ese plan de facilidades, pero contemplando los impuestos impagos al 31 de diciembre de 2008", precisó el dirigente.

El empresario consideró que esta medida permitiría generar una normalización tributaria de las empresas e industrias locales, que les garantizaría la posibilidad de acceder a los créditos que la Nación contempla lanzar en 2009. "De lo contrario, el sector comercial, acuciado por los juicios, deudas y embargos, tendrá enormes dificultades para trabajar en un año que podría ser complicado", advirtió.

Además, sostuvo que "con estos planteos se pretende que se empiece a operar dentro de un marco donde todos los sectores de la actividad económica estén trabajando regularmente, con sus impuestos al día, a partir de un mayor apoyo permanente del Estado, mediante la reducción en las alícuotas de algunos impuestos que son distorsivos, como el de Salud Pública, que fija gravámenes sobre los sueldos, algo contraproducente cuando lo que se busca es sostener el empleo. Creemos que recién entonces estarán justificadas las presiones y controles para garantizar que todos paguemos los impuestos", acotó Werchow.

Premios y castigos

Por su parte, el titular de la SRT, Víctor Pereyra, precisó que otro de los pilares en los cuales se asienta el documento que presentarán a las autoridades la próxima semana apunta a lograr que "haya algún tipo de beneficio para los contribuyentes que cumplen en tiempo y forma con el pago de sus obligaciones. En una provincia con fuerte presión fiscal como la nuestra se presenta una situación de injusticia, porque quien paga en tiempo y forma está en igualdad de condiciones con quienes son morosos, o quizás peor, porque al que no paga siempre le terminan dando facilidades de pago a través de moratorias", reflexionó.

El ruralista señaló que "en Tucumán hay alícuotas elevadas y superposición de tributos que no se pueden sostener en un año como el que está empezando, que será sumamente complejo, donde habrá que adoptar medidas urgentes para mantener los puestos de empleo. El sector privado por sí sólo no puede garantizar el sostenimiento de las fuentes laborales frente a las actuales condiciones, cuando la economía local entre en un proceso recesivo mayor al que cerró 2008", aseguró.

Según Pereyra, para modificar esa situación "se hace necesario mermar de manera urgente la presión fiscal, con una baja en las alícuotas de impuestos como el que se paga en las comunas rurales, Ingresos Brutos e Inmobiliario".

Finalmente, apuntó que "también hay que eficientizar el gasto público, para que el Estado deje de tener necesidades de incrementar la recaudación para sostener ese costo elevado, siempre mediante la presión fiscal al sector privado".

Prioridades

A su turno, el presidente de la UIT, Fernando Allena, justificó los motivos por los cuales el sector privado solicitará al Gobierno la adhesión a la moratoria dispuesta por la Nación, ampliando sus alcances para los impuestos impagos a diciembre de 2008. "Queremos que ese plan se aplique en la Provincia y los municipios, y que se haga extensivo para 2008 porque fue el año de la crisis y fue cuando el sector productivo tuvo mayores dificultades para mantenerse al día con el pago de impuestos, sobre todo porque priorizó el sostenimiento de las fuentes laborales”, recalcó.

Por último, el referente del sector industrial recordó que "numerosos estudios realizados por distintas entidades dan cuenta de que Tucumán tiene una presión fiscal que la ubican entre las provincias más caras del país. Por eso, estimamos que es muy necesario modificar ese panorama en 2009, que se viene complicado, estableciendo moratorias y facilidades como la dispuesta por la Nación, para que la crisis en Tucumán sea más llevadera".

Comentá la nota