En el sector lechero advierten que el kirchnerismo busca "dividir".

Claudio Ersinger, presidente de la Mesa Nacional de Productores de Leche, dijo que el subsidio otorgado por el Ejecutivo causó "rispideces" y sólo busca "dividir y separar". Acusó a otras entidades de suscribir el convenio en forma unilateral.
Siguiendo la línea que había marcado el presidente de la Federación Agraria, Eduardo Buzzi, Ersinger dijo que el nuevo subsidio "es un atenuante, una solución parcial que no resuelve el problema de fondo".

El titular de la Mesa Nacional de los lecheros aseguró que la medida buscó sembrar "rispideces", para "separar y dividir" al sector y acusó puntualmente a su par del Centro de la Industria Lechera, Miguel Ángel Paulón.

A Paulón le recriminan haber firmado el convenio con el Gobierno, pese a que una asamblea de su entidad había decidido no hacerlo. Los productores lo acusan de ser "un mal dirigente" y de haber dejado pasar la oportunidad de "acabar con (Guillermo) Moreno".

En tanto, desde el Ejecutivo no dieron cuenta de estas notable diferencias y aseguraron, por intermedio del jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, que los productores lecheros "tuvieron en su mayoría una acogida fenomenal" a la medida.

Comentá la nota