Secretos en Reunión Corredor, nocturno y alcoholizado

Eran poco más de las 21 del viernes. En el corredor de boliches nocturnos de la ruta 8 era la hora de las matinés. Los chicos, todos menores de 18, hacían cola frente a la entrada de los locales, esperando su turno para ingresar.
La escena era controlada de muy cerca por inspectores municipales, de a pie y con apoyo de un móvil. Todo muy ordenado.

Pero a muy escasos metros de ese lugar, sobre un automóvil Fíat Uno, un grupo de jóvenes bebía ostensiblemente de una botella de cerveza que pasaba de mano en mano y de boca en boca, con el conductor incluido.

Cuando el líquido se acabó, el joven conductor puso en marcha el auto y salió a gran velocidad, dejando la marca del caucho de las cubiertas sobre el pavimento. Todo ante la impávida mirada de los inspectores.

Empezar por casa

El Concejo Deliberante aprobó, en su última sesión, una larga lista de reconocimientos a personas y entidades que, por su labor durante el año que termina, hubieren merecido un homenaje. Nada distinto, hasta ahí, a lo que sucede cada año, más o menos para esta época.

Pero al mirar entre la lista de los homenajeados apareció la cámara de comercio de Villa Rosa, una entidad seguramente merecedora de reconocimiento, aunque no más que sus similares de Pilar, Del Viso, Alberti, Fátima o Derqui que, por cierto, no estaban en la lista.

Claro que el resto de las cámaras comerciales no tienen -al menos en este momento- a ninguno de sus miembros sentados en una banca, beneficio del que sí disfruta la de Villa Rosa.

Virtualidades

Mañana a la tarde, la presidenta Cristina Fernández encabezará un acto en Pilar, aunque con ciertas particularidades: su presencia en el distrito será virtual, a través de una teleconferencia.

Pero la de mañana no será la primera visita de este tipo de la presidenta. De hecho, su visita física de hace unos días tuvo también su segmento virtual. Fue cuando en el auditorio de la USAL Cristina Fernández descubrió la placa inaugural del centro de rehabilitación de discapacitados del Kilómetro 50 que fue llevada especialmente hasta ahí.

El acto formal se había realizado minutos antes en la misma sede del centro, pero sin funcionarios nacionales. Es que no se pusieron de acuerdo en las condiciones luego que desde la Rosada pidieran que no hubiera chicos discapacitados entre el auditorio.

Misiles en la noche

El panfleto sin firma -una poco ortodoxa herramienta de comunicación que suele usarse para tirar piedras con la mano escondida- apareció ayer por la mañana en buena parte del centro de la ciudad.

El tema del anónimo: la noche de Pilar. Su contenido: críticas a los funcionarios encargados de aplicar los controles que -da a entender el volante- son tan duros con unos como permisivos con otros. Y apunta directamente a un complejo de la Panamericana donde, al parecer, abundan las fiestas de egresados que mezclarían lo que para la ley resulta incompatible: menores y alcohol.

Comentá la nota