Sin secretos, los masones se metieron en la campaña

Sin secretos, los masones se metieron en la campaña
Los masones siempre estuvimos interesados en la política; y no solo eso; también hemos influido en ella y mucho", advirtió en tono misterioso un miembro de la Logia Gran Reunión Americana nº 452. Así, el martes por la noche, tres candidatos kirchneristas pasaron por el Templo Mayor, el ámbito central de las ceremonias masónicas. En las vísperas electorales de 2007, el candidato a vicepresidente, el socialista Rubén Giustiniani, fue invitado por los masones y expuso sus ideas. Julio Cobos, por entonces oficialista y compañero de fórmula de Cristina Fernández, rechazó el convite.
"Esta institución hizo la Patria", afirmó Oscar González, dirigente socialista (disidente del PS oficial) y vice jefe de gabinete de ministros de la Nación, quien participó, sin disertar, sólo como invitado. La expresión suena exagerada o controvertida, hasta que uno lee una de las tantas referencias desperdigadas en la imponente casona de la calle Perón al 1200: por el "pabellón del trono", que ocupan las autoridades durante las ceremonias, anduvieron, entre otros, Domingo Faustino Sarmiento, Leandro Alem y Bartolomé Mitre. Ese pabellón, se agrega, "fue consagrado a las 20 horas del 22 de diciembre de 1870".

Francisco "Tito" Nenna y María José Lubertino, candidatos a legisladore porteños, más Alejandro Rofman, candidato a diputado nacional, expusieron en nombre del oficialista Encuentro para la Victoria. Carlos Heller se excusó por no estar. Las logias no admiten mujeres. "Yo entro a todas partes", afirmó sonriendo Lubertino, titular del INADI. Al ser una actividad abierta al público, no se prohibió el ingreso a las mujeres.

"Señor Presidente, a las puertas del templo se hallan las autoridades de la Gran Logia, de pie", anunció un maestro de ceremonias, tras golpear un báculo en el piso de madera del salón. Con atuendos tradicionales, ingresaron el Gran Maestre, presidente de la Gran Logia de la Argentina de Libres y Aceptados Masones (la Logia madre o "Gran Logia", según sus miembros), seguido por el vicepresidente. La sesión fue presidida por el presidente de la logia organizadora, grupo inspirado en el prócer americano Francisco de Miranda. Entre las autoridades hay un despachante de aduanas, un abogado y un empresario textil.

La Gran Logia reúne un centenar de sublogias. Cada una debe tener un mínimo de siete miembros (por una cuestión de ceremonial). Lubertino aludió al carácter de "institución demonizada" de la masonería. Rofman destacó la trayectoria de Heller en el cooperativismo y Nenna arremetió contra el gobierno de Mauricio Macri. Anoche, era el turno de los candidatos del Partido Socialista, Héctor Polino y Roy Cortina.

Comentá la nota