Secretos, delirios y verdades de la sesión clave en el Senado nacional

Las horas en las que la Cámara Alta trató la Ley de Medios tuvieron casi todo: ambiente de estudiantina; referencias bizarras; discursos apoteóticos y otros, minimalistas; acusaciones cruzadas; horas destempladas; legisladores perdidos y votos por favores políticos y económicos. Cómo fue el backstage de la extensa jornada de casi 20 horas en la que se delineó el nuevo mapa de los medios argentinos para los próximos años.
La espera está en el aire. El aire espera, la gente espera, excitada y nerviosa, con automática sonrisa a flor de labios.Todos los relojes del Congreso parecen correr mas lentos.

—Esta es la madre de todas las batallas –dijo Gabriel Mariotto, el titular del COMFER, sin advertir que esa misma frase fue la que usó Saddam Hussein frente a Estados Unidos en la Guerra del Golfo. Um M’a rak, la madre de todas las batallas, así la llaman en Irak, recordando la batalla entre los griegos y los persas en agosto del año 480 a.C., en el Paso de las Termópilas. Los nombres juegan y se repiten: Jerjes era el hijo de Darío que enfrentó a los griegos; Jenefes es el senador jujeño que en unas horas dará vuelta su voto. Jerjes, el persa, llegó a la batalla para vengar a su padre derrotado en Maratón; Jenefes, el jujeño, llevará adelante la venganza del matrimonio, que ahora espera en Olivos el día en que "Senado TV" casi supera la audiencia de ShowMatch. La madre de todas las batallas, la que ahora todos esperan, fue para el exagerado historiador Herodoto el encuentro entre 200 mil hombres y 300 guardias espartanos.

—Hoy nuestras flechas oscurecerán el sol –dicen que dijeron.

—Tanto mejor, así lucharemos a la sombra.

En el recinto no hay sol ni sombra, sino un juego que está por comenzar y que se asemeja a un paso de comedia:cada uno dirá su parte de una letra que ya fue escrita en las reuniones de comisión. Las sorpresas, de existir, serán mínimas pero letales: una votación ajustada como la de aquella Resolución 125 es un fantasma que nadie ha podido conjurar.

Al mediodía, todas las miradas convergen en el cartel electrónico que registra los presentes: el Gobierno logra el quórum con la ayuda de dos repentinos amigos: los senadores por Tierra del Fuego, Jose Martínez y María Rosa Díaz, quienes en marzo abandonaron el ARI y votaron por adelantar las elecciones. La pareja fueguina tiene ahora otro objetivo: el Senado tratará la semana que viene el impuestazo tecnológico del 30% a los equipos importados y de 0% para los ensamblados en Ushuaia.

A las 12.30 la cuenta está clara: el Gobierno necesita 43 votos positivos en el tratamiento general de la ley y tendrá unos 39 en el voto en particular, artículo por artículo.Las fuentes K consultadas por PERFIL coinciden en que "la ley sale", pero se necesita una votación amplia a favor para defender en unos meses a la ley en sede judicial. Un voto ajustado lo mostraría endeble ante la Corte Suprema.

12.43 horas:

Hay cuarenta y cinco anotados en la lista de oradores.

—¡Son diez horas de debate! –hace la cuenta un periodista en la Sala. Todos están molestos pero divertidos y hay cierto tono de estudiantina: "Vamos a tener que quedarnos hasta la madrugada". Las caras, claro, irán cambiando a medida que avance el pijama party.

No hay "barras" a los costados del recinto y la sesión avanza con cierto tono monótono y sepulcral. Para colmo, el ochenta por ciento de los senadores es desconocido para el público y no tiene el encanto de, digamos, Winston Churchill, de modo que una parte del tiempo se pierde preguntando quién es que habla y la otra, preguntándonos qué quiso decir.

La senadora correntina María Dora Sánchez, otro de los villanos de la jornada –cambió su voto luego de un acuerdo entre K y el gobernador Colombi–, cometió el peor de los colmos: entró al recinto por la puerta del PJ.

—Arturo Colombi está hasta las bolas con el asesinato de Hernán González Moreno, el tipo que repartía la pauta –aseguró una fuente oficial a este diario–. Vino a Buenos Aires y se reunió con Kirchner y Randazzo. Le dieron una partida de 100 millones para obras públicas que estan demoradas y Dorita dió vuelta el voto.

—Tenemos que pagar los sueldos –dicen que le dijo Dorita a su hasta entonces aliado Julio Cobos.

—Es grave que después de un asesinato una senadora cambie el voto –expresó, contundente, Felipe Solá–. Esto chorrea sangre.

—Nada espurio –insistió Pichetto por las radios–. El apoyo del Gobierno a las provincias de ninguna manera es un acto espurio.

En la calle Beltrán de la ciudad de Mercedes, domicilio de Dorita, un grupo de vecinos realizó un escrache.

—No puedo tener de rehén a mi partido –afirmó ante el Senado Guillermo Jenefes, presidente de la Comisión de Medios de Comunicación, que hace dos semanas había adelantado su voto negativo. Jenefes preside el Grupo Radiovisión Jujuy (una señal de TV codificada, la FM 97.7, las radios Perico y Libertador y el canal 7 local con 15 repetidoras) y gerencia el Hotel Plaza Jujuy Howard Johnson. En Olivos, el versátil jujeño logró que la reglamentación de la ley deje fuera al multimedio familiar, y un sustancial aumento de la cuota de publicidad oficial en los partidos de fútbol que emita. Sólo le costó su firma al pie de tres de los dictámenes de cuatro comisiones, algo en apariencia menor pero vital para que el proyecto llegara el viernes al recinto.

12.55 horas:

La senadora chaqueña Elena Corregido, hermana del fiscal Gustavo Corregido (que sobreseyó a Sandra Mendoza por disturbios públicos) habló del "poder oculto de los medios", citó a Perón y recordó a Mercedes Sosa.

13.10 horas:

El senador Horacio Lores del Movimiento Popular Neuquino criticó la ley, pero dijo que de todos modos votará a su favor.

13.20 horas:

La senadora Liliana Fellner habló de "las ánforas negras que en el Salón Azul reemplazan a las estatuas de Lola Mora", del cine argentino y de "los vaqueros ajustados que llevan a caminar con las piernas separadas como los cowboys de Hollywood". Juro que es cierto.

13.30 horas:

El senador Emilio Rached dice que el clima del debate se parece al de un programa de "¡Compre, Ya!". Y que la ley va a dar trabajo, pero a los abogados.

13.40 horas:

Liliana Negre de Alonso habló de la radio que, en su provincia de San Luis, tienen los indios ranqueles.

14.20 horas:

Carlos Reutemann (lentes modernos estilo Barcelona, pañuelo y corbata rojos) leyó cada palabra de su ponencia.Sostuvo que la ley es anticonstitucional.

"No se avizoran sorpresas", dice, escueta, la cobertura Twitter del diario La Nación.

17.43 horas:

La senadora por Catamarca María Teresita del Valle Colombo de Acevedo recuerda que hubo otros proyectos, que el que se debate es el cuarto, y que uno de los anteriores fue promovido por Gustavo Lopez, actual subsecretario de la Presidencia, ex titular del Comfer durante la Alianza. En este ejercicio de memoria catamarqueño, vale la pena mencionar que Duhalde defendió la Ley de Bienes Culturales que licuó el pasivo de Clarín durante su gestión, pesificando la deuda del monopolio en un peso un dólar, mientras que en las provincias fue de $ 1,40 a $ 1.

18.00 horas:

Carlos Salazar, senador por Tucumán del bussismo, confesó que estaba sin dormir y que había sido sometido a "impunidad de expresión".

Dice que no hizo ningún acuerdo con Kirchner y que, solito, meditando, llegó a la conclusión de que la ley no es tan mala como para que se la rechace.

19.20 horas:

Se difunde por Internet la lista de 25 senadores en contra, calificándolos de "traidores a la patria".

19.30 horas:

La senadora Mónica Troadello, vinculada al mendocino Grupo Uno, vota a favor de la ley. Fuentes cercanas al Gobierno señalaron a PERFIL que el "enojo" Vila-Manzano está sobreactuado: perderían sólo seis empresas y los tranquilizó sobremanera la exclusión de las telefónicas del negocio.

Ramón "Cash" Saadi mantuvo su estrategia de la 125:apareció corriendo al final y votó a favor. Contará con el efectivo apoyo del Gobierno para relanzar su línea en Catamarca. Planteó una cuestión de privilegio a María Eugenia Estenssoro por involucrarlo con el caso María Soledad.El ex gobernador de Tucumán Julio Miranda, Teresita Quintela –hermana de Ricardo, intendente de La Rioja y favorito K en obra pública– y los dasnevistas Guinle y Giusti también votaron en positivo.

El rumor de una posible llegada del presidente K recorrió los pasillos del Senado. A esta altura, el pequeño grupo de militantes que se atrincheró al mediodía sobre la avenida Entre Ríos ya era un compacto de cuatro o cinco mil personas. Para la senadora Perceval (más cerca de Herodoto en la madre de las batallas) había mas de cuarenta mil personas.Al senador Oscar Castillo le asombraba el origen:

—¿En esta marcha hay radioescuchas? –preguntó, retórico, al recinto.

—Está la gente del rabino Bergman, de Castells, de De Angeli... –aclaró Marita.

—Sé reconocer cuando hay colectivos y militantes pagados, y el Gobierno sabe bien del tema – terció Castillo.

La escena era bizarra: ¿había, rodeando al Congreso, una marcha por McLuhan? Los carteles no decían: "Aguante la aldea global" ni "El medio es el mensaje". Tampoco "No al receptor pasivo".

Afuera estaba la "Galaxia Ischii": camiones con banderas, bombos, gorritas sindicales, carteles de "Todo Negativo" o "Clarín Movi-miente" y miembros de Carta Abierta "proletarizados" entre la multitud. Adentro, la senadora por Córdoba Haydée Giri votaba a favor, acariciando un futuro puesto en la Organización Mundial de la Salud y recurría a una metáfora musical: "Unimos el sonido del Clarín a las marchas militares –dijo–. Debemos construir una sinfonía nacional y popular que sea la orquesta del pueblo argentino".

20.00 horas: La senadora Negre de Alonso contraataca y recuerda que Néstor K extendió en 2005 la licencia a estos mismos monopolios "porque colaboraban al progreso social de la Argentina" –leyó textualmente del decreto.

Alonso se opuso a la renovación y tuvo consecuencias: "Me pasaban la marcha fúnebre por el teléfono", relató, "entraron a mi casa, la dieron vuelta y se comieron el pollo que había en la heladera".

20.15 horas: El senador por Formosa Luis Naidenoff se preguntó cómo defenderá la libertad de prensa un gobierno que hoy la viola. Naidenoff presentó un informe del CELS denunciando el alejamiento de Víctor Hugo Morales de Canal 7 y varios pronunciamientos de FOPEA sobre presiones y discriminación en la publicidad oficial.

—Hay que leer todo lo que dice el CELS –le respondió mas tarde el senador Daniel Filmus, citando un extenso elogio del CELS al proyecto de Ley de Medios.

Al caer la noche por completo, Tiziano comenzó a dibujar los rostros del Congreso: miradas hoscas, párpados cansados, sopor. Un solo caballo corría en esta carrera que llegaría a destino a las dos y media de la madrugada.

—¿Sabés cuántos medios dice el Comfer que hay? –me pregunta Enoch Aguiar, ex secretario de Comunicaciones del radicalismo.

—¿Radios y canales?

—Sí.

—¿En todo el país?

—Sí.

—No, No sé.

—Dos mil. El Comfer dice que hay dos mil medios.

—Ajá.

—Y la AFIP dice que hay 6 mil.

—…

—Y las ONG dicen que tienen unas 15 mil emisoras. Y hay una camioneta destartalada de la CNC por provincia, para controlar.

Llegan noticias de Olivos: el matrimonio presidencial está exultante.

"Es un día histórico.

¡Le ganamos a Clarín!".

Comentá la nota