Los secretos del abogado de bonistas encarcelado

Marc Dreier, el influyente abogado de Nueva York que sacudió a toda la comunidad de bonistas argentinos que representa, tras conocerse estafas millonarias a fondos de inversión que anticipó ayer Clarín, seguirá bajo arresto al menos hasta mañana, cuando podría quedar libre bajo fianza
El abogado, que estuvo de visita en la Argentina en diciembre de 2003 para captar personalmente bonistas, afronta una catarata de juicios por vender pagarés falsos por un monto de más de 100 millones de dólares a bancos de inversión en los Estados Unidos; falsificación de identidad en Canadá; y, lo más curioso, por default, al no haber pagado la cuota de un préstamo por más de 12 millones de dólares contraídos con el banco Wachovia.

Dreier fue el primero en enjuiciar al país y logró reclutar a 800 bonistas pequeños y medianos de la Argentina, de diferentes partes del mundo, que realizaron demandas individuales por 600 millones de dólares, de los cuales 95% ya logró sentencia a favor.

Ayer, sonaban los teléfonos en la oficinas de Nueva York y de la representación legal local, el estudio Rosito Vago, desde donde se intentaba brindar tranquilidad a los inversores, de que los juicios seguirán adelante bajo la conducción de Joel Chernov, uno de los socios, quien por estos momentos, como muchos otros, define si seguirá o no en la firma, ahora intervenida por la justicia federal.

Ayer se supo que, en varios de los 11 pisos que Dreier posee en la coqueta avenida Park al 500, y en oficinas de otros estados, se produjo un éxodo masivo de abogados que buscaron despegarse rápidamente del acusado y mantener su cartera de clientes. De repente, al firma se quedó sin efectivo para sus pagos de honorarios y alquiler, y canceló la tradicional fiesta de Navidad que celebra en el Waldorf Astoria.

Dreier, de 58 años, es un letrado muy reconocido entre sus colegas, recibido en Yale y en Harvard. Actualmente está separado y vive en un "triplex" en la parte este de Manhattan. El abogado, descripto por argentinos que lo conocen, es un hombre "amable y cálido", pero por sobre todo "convincente" a la hora de enfrentarse a los jueces. Es conocido por participar de numerosas fiestas y eventos sociales con famosos. El gusto por el arte se exhibe en las obras de alto valor ubicadas en su estudio.

Posee además una lujosa casa en las playas en las cercanías de la ciudad, Southampton, y un yate de 120 pies de largo. Según más datos que trascendieron en la causa, Dreier estaría seriamente comprometido por una grabación, en donde un testigo encubierto habría logrado obtener una conversación en donde el acusado admite su "participación en la fabricación de los papeles falsos".

Comentá la nota