"Es un secreto a voces que se dedican a la venta de drogas y a la prostitución"

Lo afirmó el flamante director de Control Integral de la Vía Pública, Javier Pueyrredón. Dijo además que la Municipalidad ya no sabe qué hacer para controlar la noche de Córdoba. El domingo a la madrugada dos patovicas agredieron a un inspector y a dos policías en la puerta de un establecimiento "después de hora".
En fuertes declaraciones, el flamante director municipal de Control Integral de la Vía Pública, Javier Pueyrredón, afirmó ayer a este medio que gran parte de la incapacidad de controlar la actividad nocturna en Córdoba viene de la mano de la "insolencia" de los empresarios, sobre todo de los after hour, que no cumplen las normativas porque "no tienen nada que perder" ya que se "dedican a la comercialización de drogas y a la prostitución".

"Es un secreto a voces esto. Ya no sabemos cómo hacer para controlar la noche, sobre todo a los empresarios de los after hour, estos boliches después de hora que funcionan desde las cinco de la mañana y que están habilitados como bares. El tema es que se está yendo de las manos", señaló Pueyrredón.

Los dichos del funcionario se inscriben en el marco de un hecho violento que tuvo lugar el pasado domingo a la madrugada, cuando dos patovicas que custodiaban el ingreso al after hour "El Ojo Bizarro", agredieron a un inspector municipal y a dos policías que se encontraban realizando controles por la zona del Abasto.

Ante la pregunta de porqué resulta tan difícil para la Municipalidad mantener a raya a estos establecimientos, sobre todo una vez que interviene la violencia, Pueyrredón lanzó la bomba: "Lo más complicado es que estos lugares -siempre hablando de los after hour- funcionan a puertas cerradas. Vos golpeás y no te abren. Una vez adentro te podés encontrás con que no sólo se baila, sino que hay camas y mucha droga", agregó.

Tal como publicó LA MAÑANA el pasado lunes, la clausura de boliches y su consecuente reapertura ilegal; la venta de alcohol fuera de los horarios permitidos y la falta de habilitación correspondiente, son algunas de las irregularidades que rigen todos los fines de semana en la noche cordobesa y por las cuales los funcionarios abocados a su inspección dejan entrever la falta de capacidad para controlarla.

"Ya no sabemos qué hacer. Uno clausura y vuelven a abrir, o sino trabajan a puertas cerradas y no los podemos controlar porque no nos abren el ingreso".

Si bien la nueva Dirección Municipal se encuentra trabajando en un plan integral de acción que prevé controlar los desmanes de los empresarios de la noche, "la insolencia ha llegado a un punto alarmante", afirmó. Es que, según aseguró, los problemas ya no están relacionados con la falta de cumplimiento de las normativas vigentes, sino que en el medio se cuela la violencia física, "algo nunca visto hasta ahora".

Siguiendo la línea acusadora, Pueyrredón consideró que hay propietarios de boliches y discos que "van despreocupados de la vida", porque "es un secreto a voces que se venden un montón de cosas en estos lugares. Se vende droga y actividades de las más diversas".

Entre otros, en Córdoba funcionan los after "La Sorda", "La Quirca", "La Nora", "Locuras", "Rancho" y "Consecuencia".

Agresión

Según los dichos de Pueyrredón, el pasado domingo a la madrugada dos patovicas que custodiaban el ingreso al after hour "El Ojo Bizarro", agredieron a un inspector municipal y a dos policías que se encontraban realizando controles por la zona del Abasto.

Como resultado, el inspector municipal recibió un fuerte golpe de puño en el hombro izquierdo, mientras que uno de los policías terminó con un corte en la mejilla y el otro con el dedo de una de sus manos quebrado. "Podría haber sido peor. En un momento comenzaron incluso a tirar botellas de cervezas de un litro. Por suerte no dieron en el blanco", cuenta Pueyrredón alarmado.

Por el hecho, la Municipalidad revocó la habilitación al after "El Ojo Bizarro", al tiempo que detuvo a su dueño. "Se aprendió al responsable en la Unidad Judicial Nº 1 y se lo puso a disposición de la Justicia Penal", contó el funcionario.

"El Ojo Bizarro está habilitado sólo para 50 personas porque tiene permiso para funcionar como bar, pero anoche (por el sábado) había allí más de 500 personas", indicó Pueyrredón, quien afirmó además que "la agresión la inició el propio titular del comercio, quien se la debe haber visto fea porque son conocedores de los controles que estamos ejerciendo".

Comentá la nota