El secretario privado de Kirchner volaba en el avión de Jaime

Se trata de Héctor Muñoz, un "pingüino" amigo del matrimonio que hoy figura como asesor presidencial de Cristina. Las pruebas.
La causa por el misterioso jet privado de Ricardo Jaime comenzó a salpicar al matrimonio presidencial: Héctor Daniel Muñoz, quien oficiara de secretario privado de Néstor Kirchner, viajó en el avión del ex Secretario de Transporte de la Nación, según consta en los registros de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) que ahora están en manos de la justicia.

Muñoz voló desde Uruguay a San Fernando en el Lear Jet 31A del funcionario el 2 de marzo de 2009. Junto a él viajaban otros seis pasajeros, algunos de ellos santacruceños: Carolina Pochetti, Roberto Néstor Sosa, Stella Marys Blanco, Renata Almaraz, Manuel Almaraz y Atilio Humberto Vargas. El avión era conducido por Vicente Sánchez y Luis Tantessio, quienes también estuvieron a cargo del viaje de ida, según el informe de PSA reproducido por el diario La Nación.

La Policía de Seguridad Aeroportuaria entregó al juez Norberto Oyarbide, a cargo de la causa, un informe sobre los 27 vuelos que realizó Ricardo Jaime a bordo del Lear Jet 31A, patente N786YA, entre el 7 de febrero y el 22 de marzo de este año. En esa fecha se conoció el uso discresional de la aeronave, valuada en cuatro millones de dólares, y el ex funcionario tuvo que volver a usar vuelos comerciales.

Algunos de los pasajeros que figuran en el informe de PSA son la mujer, las hijas y la secretaria de Jaime. También aparece un hombre llamado Héctor Daniel Muñoz, con el DNI 12.498.986. Es la misma persona que consta en un decreto de Cristina Fernández de Kirchner, firmado dos días después de asumir la presidencia, en el que se lo designa como "asesor presidencial con rango y jerarquía de secretario", informó La Nación.

Pero Muñoz es un viejo conocido de los Kirchner desde la década del '90 en Santa Cruz. En ese entonces no asistía a Cristina, sino que era el secretario de Néstor. De hecho, lo acompañó en los viajes presidenciales y jugó con él al fútbol en Olivos, aunque ahora se lo ve menos en público. Según el matutino, "El Gordo", como lo apodan, fue uno de los compradores que aprovechó las muy tentadoras y baratas tierras fiscales vendidas por la municipalidad de El Calafate.

Comentá la nota