El secretario de Energía de la Nación reconoció que la obra de la termoeléctrica no se terminará para este invierno como estaba previsto.

También admitió que las centrales de Campana y Timbúes serán un 50% más caras. Cameron confirmó también que Atucha II tampoco estará terminada para el 2010 como se había previsto
Para este invierno se esperaba la terminación de las dos centrales eléctricas de ciclo combinado que se construyeron en nuestra ciudad y en la ciudad santafecina de Timbúes. Pero no se llegará a tiempo. Y también estaba previsto que el costo final de la construcción fuera de alrededor de 900 millones de dólares. Pero costarán un 50% más.

Pese a todo, el secretario de Energía, Daniel Cameron, es optimista. "Vamos a tener un invierno mejor que el anterior, ya que se suma potencia del plan energía plus. No nos preocupa tanto este invierno", dijo el funcionario.

Cameron fue uno de los funcionarios que se dieron una vuelta por la Iº Feria de Infraestructura y Servicios (Ferinse), la muestra que reunió a 173 empresas expositoras, la mayoría de sectores con fuerte vinculación con el Gobierno, pero que no logró atraer la atención del público.

El secretario había terminado de escuchar a uno de los técnicos de las centrales General Belgrano -ubicada en Campana- y General San Martín -localizada en Timbúes-. En la charla, que, como todas las que se dieron en la feria, no aceptó preguntas del público, se había confirmado que las obras no se finalizarán para este invierno. Y Cameron lo confirmó. "Van a estar terminadas antes de fin de año, en los últimos meses, porque hay un atraso con algunas partes. En ese momento van a estar totalmente finalizadas, con los dos ciclos y operando a plena potencia. De cualquier manera, si se toman en cuenta las otras centrales de este tipo que se han construido en el mundo, son las que se han terminado antes", insistió.

¿Cuál será el monto final de la obra?, le preguntó un periodista. "El monto total será de 1350 millones de dólares", puntualizó. Según los números del Ministerio de Planificación Federal, que se dieron a conocer en 2006, cuando empezaron las obras, los dos ciclos combinados demandarían una inversión de 900 millones de dólares. Pero eso ya quedó en el olvido.

Fondos mixtos

Las dos centrales fueron construidas con fondos públicos y privados. Las generadoras de electricidad aportaron a través del Foninvemen, un fondo mediante el cual el Gobierno retuvo algunos pagos a las compañías y que fue utilizado para la construcción de las obras. "Las empresas aportaron entre 2004 y 2006 alrededor de 540 millones de dólares. En 2007, unos 80 millones más. El resto lo puso el Estado", dijo Cameron. Las turbinas de las dos centrales fueron compradas a Siemens, a quien se eligió pese a no tener el mejor precio, por asegurar la entrega antes que sus competidores. La obra civil estuvo a cargo de Electroingeniería. Ambas compañías dijeron presente en Ferinse.

Pero éste no es ni el único atraso ni el único presupuesto fallido en materia de infraestructura. El secretario, que no esquivó ninguna pregunta, confirmó que la central nuclear Atucha II y la ampliación de Yacyretá tampoco se terminarán en el tiempo previsto.

"Atucha II va a llevar más tiempo que el que se tenía previsto. No creo que se pueda terminar antes de junio de 2011", dijo. Se le preguntó a qué se deben el atraso y el mayor precio. "Lo que pasa es que se van a utilizar más operarios y más horas de trabajo." Al ser consultado por el precio, Cameron dijo que la obra -que estaba presupuestada en alrededor de 1400 millones de dólares- demandará 2100 millones. "El Estado va a poner dinero y habrá terceros que van a complementar. Se pondrán recursos para abastecer un fideicomiso. Pero que le quede claro: hubo muchos gobiernos que vieron pasar Atucha II frente a sus ojos y nadie hizo nada."

También hubo una mención para otra obra postergada y frecuentemente anunciada por el ministro de Planificación Federal, Julio De Vido: la ampliación de Yacyretá. "La verdad es que las obras en la margen del lado paraguayo no avanzaron con el ritmo que se esperaba. No creo que se pueda terminar antes de julio o agosto de 2010", dijo Cameron. Finalmente, agregó que el gasoducto del NOA, pensado para traer gas de Bolivia, no se realizará como estaba previsto: "Está a la firma un proyecto para hacer una parte del gasoducto, pero utilizando algunos yacimientos argentinos".

Comentá la nota