El secretario de Energía defendió el cambio de hora en Entre Ríos

El secretario de Energía de la Provincia, Raúl Arroyo, salió a defender el cambio de uso horario en Entre Ríos, adelantándose a la decisión que adopte el gobernador, Sergio Urribarri, luego de escuchar a los sectores interesados.
Arroyo, que la semana pasada anunció que el lunes daría a conocer un nuevo informe sobre la conveniencia de la medida; y que luego decidió no darlo a conocer -al menos por ahora, se explicó a este diario- consideró oportuno ir condicionando la postura que finalmente adopte el gobierno.

En ese sentido, señaló que expondrá "los argumentos técnicos respecto de los beneficios que trae el ahorro energético" en ese encuentro. En ese sentido, recordó: "En 2007, cuando se lanzó el Plan de Uso Racional y Eficiente de la Energía (Puree), la Provincia adhirió con un decreto. Ese plan tenía dos componentes esenciales, que eran el cambio del huso horario y la distribución de lámparas de bajo consumo. Nosotros seguimos con esa tesitura", afirmó.

"Ahora parece una ley nueva nos indica que a cualquier cambio de huso horario tiene que pasar por la Legislatura", admitió, y por eso aseguró que expondrá "los argumentos técnicos que tenemos de los beneficios que trae el ahorro energético". "No se trata de si es una hora más o una hora menos, sino del ahorro energético", enfatizó.

En ese sentido, comentó que "anteayer (por este lunes) se cambió el huso horario de Uruguay, y no aparece ninguna discusión como esta. En Brasil se cambió normalmente, y también en Europa. Acá pasa esto porque no tenemos conciencia de ahorro energético", se quejó Arroyo.

El ingeniero y secretario de Energía salió al cruce de los médicos que critican el adelantamiento de la hora. "Me parece que esto tiene mucho que ver con la crispación natural que tenemos los argentinos", señaló desacreditando opiniones como la del médico neumonólogo Luis Larrateguy, quien opina que no es saludable vivir con dos husos horarios adelantados, como ocurriría si se aplica la medida (ya tenemos una hora de adelanto respecto del huso que correspondería utilizar en el país).

"El cambio de hora requiere una adaptación física, en este caso, si uno trabaja de tarde a lo mejor no se sienta tanto, pero sí al acostarnos más tarde y levantarnos más temprano, lo sentiremos", explicó Larrateguy.

En este sentido, el médico indicó: "Nuestro organismo se fue alterando en los últimos años por el estilo de vida que llevamos. El cerebro debería trabajar según las horas del sol, durmiendo al atardecer, y levantándonos temprano al amanecer", dijo, tras agregar que por la electricidad esto se alteró, "entonces cada vez dormimos menos".

También detalló que tras una noche de mala calidad de descanso, "se produce falta de tolerancia, que estemos más irritables, y si a esto se suman patologías del sueño como apnea o ronquidos, la situación se complica más". Desde el punto de vista médico el cambio horario "no se justifica para nada, además no hay seguridad de que represente un ahorro económico", agregó.

Comentá la nota