La Secretaría de Trabajo cuestionó cifras del empleo en negro del Indec

Aseguran que al­can­za­ría el 30 por ciento. El da­to sur­ge de la eva­lua­ción de las de­nun­cias re­cep­ta­das y las ins­pec­cio­nes hechas en los di­fe­ren­tes sec­to­res del co­mer­cio, los ser­vi­cios y la in­dus­tria.
Es­ti­man que el em­pleo en ne­gro en Río Cuar­to al­can­za, apro­xi­ma­da­men­te, el 30 por cien­to, se­gún se re­ve­ló des­de la de­le­ga­ción lo­cal del Mi­nis­te­rio de Tra­ba­jo de la Pro­vin­cia.

Pau­lo Ro­drí­guez, je­fe del Área de Fis­ca­li­za­ción, ma­ni­fes­tó en diá­lo­go con PUN­TAL que “los da­tos re­le­va­dos de las de­nun­cias que se pre­sen­tan en nues­tra se­de y las ins­pec­cio­nes dia­rias que se rea­li­zan en to­dos los sec­to­res in­dus­tria­les, co­mer­cia­les y de ser­vi­cios in­di­can que exis­te en­tre un 30 y un 32 por cien­to de em­plea­dos en con­di­ción in­for­mal”.

El IN­DEC ha­bía da­do a co­no­cer un ín­di­ce del 47 por cien­to, más de 15 pun­tos por so­bre lo es­ti­ma­do por el área lo­cal.

Ro­drí­guez ad­mi­tió que “re­sul­ta di­fi­cul­to­so” me­dir las con­di­cio­nes de in­for­ma­li­dad en los re­le­va­mien­tos ofi­cia­les y re­cor­dó que “el Mi­nis­te­rio de Tra­ba­jo de la Na­ción no tie­ne el po­der de po­li­cía pa­ra in­gre­sar a las em­pre­sas lo­ca­les a ve­ri­fi­car la in­for­ma­ción, co­mo sí lo tie­ne la Pro­vin­cia”.

“No­so­tros con­si­de­ra­mos co­mo fia­ble la de­nun­cia que efec­túa el pro­pio in­te­re­sa­do y el re­sul­ta­do pro­me­dio que emer­ge de los ope­ra­ti­vos im­pul­sa­dos. Los da­tos de cam­po nos dan nú­me­ros dis­tin­tos al IN­DEC”, su­bra­yó.

Los sec­to­res más afec­ta­dos son el de em­plea­das do­més­ti­cas, la cons­truc­ción y, en me­nor me­di­da, al­gu­nos sec­to­res in­dus­tria­les.

“La Cá­ma­ra de la Cons­truc­ción mos­tró pre­dis­po­si­ción a evi­tar que ha­ya em­pleo en ne­gro. Las fa­len­cias se en­cuen­tran, so­bre to­do, en las pe­que­ñas em­pre­sas que, en al­gu­nos ca­sos, for­man par­te de la Cá­ma­ra. Con el boom de las edi­fi­ca­cio­nes sur­gie­ron op­cio­nes con po­ca tra­yec­to­ria que se for­ma­ron pa­ra obras pun­tua­les y que no cum­plen con to­da la le­gis­la­ción”, ad­vir­tió.

Pa­ra las em­plea­das do­més­ti­cas el con­tex­to es aún di­fí­cil. Sin gre­mio que las ava­le y con la pri­va­ci­dad de la vi­vien­da co­mo lu­gar de tra­ba­jo, la efec­ti­vi­dad de sus re­cla­mos sur­ge con­di­cio­na­da. “Los ins­pec­to­res no pue­den in­gre­sar a los ho­ga­res pe­ro los ve­ci­nos y la gen­te que re­si­de en el en­tor­no ac­túan co­mo tes­ti­gos va­lio­sos en la dis­cu­sión con el em­plea­dor”, in­di­có.

En re­la­ción a la ac­ti­vi­dad mer­can­til, el fun­cio­na­rio de Tra­ba­jo eva­luó que “es muy ba­ja la can­ti­dad de em­plea­dos que son en­con­tra­dos en ne­gro en los co­mer­cios por­que hay una fuer­te pre­sión del gre­mio y un res­pal­do de las em­pre­sas a evi­tar que se re­pro­duz­can ca­sos”.

“Las di­fi­cul­ta­des emer­gen en­tre los tra­ba­ja­do­res gas­tro­nó­mi­cos y ho­te­les por el no pa­go de una ma­yor car­ga ho­ra­ria o de las ho­ras ex­tras”, aña­dió.

Ro­drí­guez acla­ró que tam­bién preo­cu­pan los blan­queos par­cia­les que no sólo gol­pean en el bol­si­llo del asa­la­ria­do, si­no tam­bién en los fon­dos que se de­ri­van a las mu­tua­les sin­di­ca­les.

Des­cen­tra­li­za­ción

Ac­tual­men­te, el área cuen­ta con 5 ins­pec­to­res pa­ra el con­trol de las con­di­cio­nes la­bo­ra­les y uno des­ti­na­do a se­gu­ri­dad e hi­gie­ne.

An­tes de la crea­ción del plan de la Pro­vin­cia en la ciu­dad, del to­tal de pro­ce­di­mien­tos un 80 por cien­to se rea­li­za­ba por pe­di­do de los sin­di­ca­tos. Aho­ra, se mul­ti­pli­ca­ron –se­gún in­di­có Ro­drí­guez– las ac­tua­cio­nes de ofi­cio o por de­nun­cias in­di­vi­dua­les que im­pul­sa el or­ga­nis­mo.

“El año pa­sa­do hu­bo gre­mios que pi­die­ron has­ta 3 ins­pec­cio­nes en un mis­mo día. Fue el ca­so de AOI­TA que ne­ce­si­ta­ba ha­cer cum­plir el lau­do que ha­bían ob­te­ni­do los cho­fe­res de co­lec­ti­vos en la ne­go­cia­ción con los em­pre­sa­rios”, in­di­có.

Ro­drí­guez pre­ci­só que ac­tual­men­te exis­te un al­to ni­vel de con­flic­to con el per­so­nal de la cons­truc­ción por los in­cum­pli­mien­tos con­trac­tua­les al con­ve­nio co­lec­ti­vo de la UO­CRA, que exi­ge el pa­go de 175 ho­ras por quin­ce­na.

“Los obre­ros tra­ba­jan ese tiem­po pe­ro le pa­gan for­mal­men­te la mi­tad. No se tra­ta de per­so­nal en ne­gro por­que tie­nen obra so­cial y apor­tes, aun­que en pro­por­cio­nes in­fe­rio­res a las que de­be­rían re­ci­bir. Es­to im­pac­ta con­si­de­ra­ble­men­te en los fon­dos dis­po­ni­bles por el sin­di­ca­to pa­ra la pres­ta­ción en sa­lud”, ejem­pli­fi­có.

La Pro­vin­cia apli­ca las san­cio­nes por las irre­gu­la­ri­da­des pe­ro no pue­de obli­gar al em­plea­dor a blan­quear una ma­yor can­ti­dad de ho­ras. Cuan­do los ca­sos son ob­ser­va­dos en los obra­do­res, los ins­pec­to­res no­ti­fi­can a la UO­CRA pa­ra que exi­ja el cum­pli­mien­to de las nor­mas. La san­ción de­pen­de del ti­po de ano­ma­lía y de la can­ti­dad de afec­ta­dos.

Ro­drí­guez ase­gu­ró que el ob­je­ti­vo “no es un gol­pe eco­nó­mi­co, si­no la rec­ti­fi­ca­ción de las con­duc­tas”.

“Hay que evi­tar que la em­pre­sa quie­bre o in­gre­se en una de­ba­cle eco­nó­mi­ca por­que in­cum­plió con la le­gis­la­ción. El mal se­ría aún ma­yor”, eva­luó.       

Más per­so­nal

Mar­ce­la San­ti­ni, sub­di­rec­to­ra del Mi­nis­te­rio de Tra­ba­jo y res­pon­sa­ble de la de­le­ga­ción lo­cal, con­si­de­ró que la des­cen­tra­li­za­ción im­pul­sa­da por el Go­bier­no pro­vin­cial “me­jo­ró la ta­rea del gru­po de ins­pec­to­res y fa­vo­re­ció el con­tac­to con los sin­di­ca­tos y los tra­ba­ja­do­res”. Sin em­bar­go, con­si­de­ró que es ne­ce­sa­rio am­pliar “en al me­nos 2” el nú­me­ro de agen­tes que par­ti­ci­pan de los ope­ra­ti­vos.

“He­mos su­ma­do re­cur­sos y pu­di­mos am­pliar las ac­cio­nes. Aho­ra, hay un au­to­mó­vil que per­mi­te agi­li­zar la ta­rea en la zo­na y la Pro­vin­cia nos ha pro­me­ti­do su­mar per­so­nal pa­ra con­so­li­dar el de­sa­rro­llo de una me­jor ta­rea”, pun­tua­li­zó.

Comentá la nota