Secretaría para combatir la corrupción en la Policía.

El gobierno provincial anunció la creación de la Secretaría de Control y Fuerzas de Seguridad, un organismo que estará conducido por un civil y estará por encima de la Dirección de Asuntos Internos.
Cinco días después de que se conocieran las graves denuncias de corrupción en la Unidad Regional II, el gobierno provincial anunció hoy la creación de la Secretaría de Control y Fuerzas de Seguridad, un organismo que estará conducido por un civil y estará por encima de la Dirección de Asuntos Internos. Además, pidió al procurador general de la Corte Suprema que instruya a todos los juzgados provinciales en la investigación de hechos de corrupción policial, y también instó a que se cree en la Legislatura provincial, una comisión bicameral de seguimiento, que se encargará de estudiar y dictar leyes para combatir este tipo de delitos.

En una conferencia de prensa, que se llevó adelante en la sede de la gobernación de Rosario, el ministro de Seguridad, Daniel Cuenca, recordó que la creación de la Secretaría de Control y Fuerzas de Seguridad, “se viene analizando desde la campaña electoral de 2007, cuando se incluyó dentro de la plataforma”.

Sin embargo, el doctor admitió que aunque la conformación de este organismo “estaba en carpeta desde hace tiempo”, aún no se designó al funcionario (un civil) que se encargará de dirigirlo. Según trascendió, se trataría del criminólogo rosarino Enrique Font. El jurista actualmente se desempeña en la Subsecretaría de Seguridad Comunitaria.

El buen policía

“El buen policía se tiene que sentir reponteciado y quedarse tranquilo de que no se iniciará una caza de brujas”, destacó Cuenca.

Esta nueva secretaría dependerá del Ministerio de Seguridad y estará por encima de la Dirección de Asuntos Internos, que desde su creación en 1997, se encarga de investigar a la Policía. Cuenca aclaró que el organismo, que actualmente conduce Mario Franco, no se desmantelará, sino que quedará bajo la órbita de la Secretaría de Control y Fuerzas de Seguridad. “Se va a dotar de más instrumentos y herramientas a los organismos de control”, apuntó el funcionario.

Los anuncios que realizó hoy el ministro Cuenca, quien estuvo acompañado en la conferencia de prensa por el titular de la cartera de Justicia y Derechos Humanos, Héctor Superti, el ministro de Gobierno y Reforma del Estado, Antonio Bonfatti y el senador provincial Juan Carlos Zabalza, se concretaron una semana después de que el oficial (en disponibilidad) Juan José Raffo denunciara públicamente una trama de corrupción en la Unidad Regional II, que tiene como principales involucrados a varios altos jefes de la fuerza, entre ellos, el jefe Daniel Toledo y el subjefe Miguel Ángel Rodríguez.

“Tomamos este tipo de decisiones porque no queremos que (esta denuncia) sea una causa más”, afirmó Cuenca, quien recalcó que hasta que la Justicia no avance en la investigación de estos hechos, “no se apartará a los jefes” mencionados en las denuncias. “Vamos a esperar el avance de la investigación. Si amerita que den un paso al costado, lo vamos a hacer”, señaló.

A su turno, el ministro de Justicia advirtió que “es muy compleja” la lucha contra la corrupción policial, porque aparece el dilema: “quién cuida al que cuida”. Insistió en que con la puesta en marcha de la reforma procesal penal, uno de los cinco delitos que estarán incluidos en los juicios orales, será el de “enriquecimiento ilícito”. “Hoy si un policía ‘arregla’ un sumario en una comisaría, esto tiene una incidencia muy grande en el expediente judicial. Por eso, el nuevo sistema va a llevar a una transparencia mayor”, dijo.

Luego, Bonfatti se encargó de aclarar que con estas medidas “no se está denostando ni poniendo en la picota a la institución policial, sino que se están poniendo en marcha organismos de transparencia y de control”.

Taxis

Daniel Cuenca anunció que la Dirección de Asuntos Internos investigará si existe alguna irregularidad en la adquisición de cuatro licencias de taxi por parte del jefe de la Unidad Regional II, Daniel Toledo. Raffo denunció ante la Justicia que el titular de la fuerza en Rosario posee ocho “chapas” de taxis, que tienen un valor según el oficial de unos 500 mil pesos. Ayer, Toledo admitió públicamente que su esposa y su hijo poseen cuatro licencias de taxi.

Comentá la nota