Scovenna pide el listado de las financieras

El diputado provincial Juan Carlos Scovenna (ARI - Coalición Cívica) solicitó, a través de un pedido de informes, el listado de las financieras autorizadas a funcionar en la provincia y además que se alerte sobre las “altas tasas de interés” que cobran esas entidades.
Scovenna afirmó que “hicimos un relevamiento ante las reiteradas denuncias de estafas y situaciones de conflicto por el cobro de tasas de interés excesivas, a veces usurarias de las financieras. Entonces le pedimos a la Oficina de Defensa del Consumidor que nos informe sobre esta situación”.

El pedido de informes requiere al Poder Ejecutivo Provincial los siguientes puntos:

“a) Listado de comercios, entidades, instituciones financieras de crédito autorizadas para funcionar en nuestra provincia.

b) Detalle de los controles e inspecciones a dichas entidades e instituciones, realizadas durante el año 2008 y hasta la fecha del informe.

c) Información acerca de las denuncias y reclamos de damnificados y actuaciones respectivas realizadas, si existiesen.

d) Se informe si se han implementado o si se implementarán campañas de difusión y de prevención, donde se alerte a la población sobre las altas tasas de interés ofrecidas y los posibles fraudes a las personas respecto a la firma de documentos pagarés con el monto total del préstamo, incluidos los intereses no devengados. Donde además deberían incluirse las tasas de interés de referencia”.

Además, Scovenna solicita que la Cámara de Diputados pida al Banco Central de la República Argentina que remita “la nómina de las entidades financieras y/o de crédito y bancos oficiales y privados radicados en la provincia de La Pampa, que se encuentran sujetos al contralor de esa institución”.

Scovenna dice que ante las tasas usurarias que se aplican “creemos importante difundir y alertar a la población de estas prácticas como así también poner a disposición de los afectados, las herramientas para denunciar y hacer escuchar sus reclamos”.

El legislador puso como ejemplo el caso de “una trabajadora que solicitó un crédito en una financiera por un monto de novecientos pesos ($ 900) a abonar en doce cuotas mensuales, iguales y consecutivas”.

Detalló que “al momento de solicitar el préstamo se le hace firmar un pagaré por mil ochocientos ochenta pesos con diez centavos ($ 1.880,10). La fecha de libramiento del pagaré se data el día 8 de agosto de 2008 y su vencimiento opera el día 5 de septiembre de 2008. A los 45 días se le inicia juicio por esa suma, no obstante haberle sido otorgado sólo novecientos pesos ($ 900) de crédito con menos los descuentos por impuestos que ascienden a pesos cuarenta y tres ($ 43). O sea que recibió en efectivo sólo la suma de ochocientos cincuenta y siete pesos ($ 857)”.

Scovenna dice que “creemos que ello puede constituir una estafa, porque sólo correspondía que suscribiera el pagaré por novecientos pesos ($ 900) y, ante la falta de pago, se la demandese judicialmente por esa suma con más los intereses pactados”.

“Sin embargo en forma inmediata se le reclama el total de los intereses no devengados, razón por la que va a tener que abonar más del doble de lo solicitado, lo que hace una tasa de interés de más del 100% anual”, explica el legislador. “Acotamos sólo a título informativo que la damnificada ha formalizado la denuncia penal y que nos preocupa la mora judicial en el tema”, dice.

El diputado del ARI-CC afirma que “abruma pensar en la indefensión y el estado de necesidad de la trabajadora y la inescrupulosidad de quienes operan en el otorgamiento y cobro de estas sumas no adeudadas enriqueciéndose indebidamente”.

“A esta trabajadora, al quedar en mora por la falta de pago en la segunda cuota, la financiera le inicia una demanda de cobro judicial por el doble de lo solicitado más los intereses y honorarios, lo que en números se convierten en más de dos mil quinientos pesos ($ 2.500). Ello en apenas escasos tres meses”, afirma.

Comentá la nota