Scotto lanzó su candidatura para la reelección

En un virtual lanzamiento de su candidatura, la rectora de la UNC realizó ayer el cierre del año académico con un discurso en el que reseñó los principales logros de su gestión de tres años.

En su discurso de cierre del año académico, la rectora de la UNC, Carolina Scotto, realizó ayer un virtual lanzamiento de su candidatura y reseñó los principales logros de su gestión de tres años, frente a un auditorio repleto.

Lo hizo tras enumerar los principales objetivos con los que en abril de 2007 inició su mandato. Entre los propósitos, a los que calificó de ‘ambiciosos’, en tanto involucraron a todas las áreas de la política universitaria, estaban los de "implementar reformas académicas que fortalezcan la calidad de la labor docente de grado, la formación docente de posgrado y la investigación científica de calidad; realizar la función de extensión ampliando la participación institucional de la Universidad en la comunidad; impulsar reformas políticas y administrativas que profundicen la democracia, la transparencia y la eficiencia en la gestión universitaria; jerarquizar y ordenar la labor docente desde la puesta en marcha del nuevo régimen laboral, el mejoramiento de las condiciones de trabajo, y la promoción de la capacitación y la evaluación; poner a la Universidad Nacional de Córdoba nuevamente en la consideración pública sobre la base de sus valores académicos, su seriedad institucional, su sentido de la autonomía responsable, y su compromiso con la comunidad".

Según dijo Scotto, para cumplir con lo anterior "fue imprescindible orientar el esfuerzo hacia la construcción participativa de consensos, la jerarquización de los ámbitos colegiados de debate y gobierno y la conformación de equipos de trabajo que integren a todas las unidades académicas y sectores de la Universidad", premisas sobre las que cimentó el proyecto político de la primera rectora mujer de la UNC.

Entre las principales reformas, Scotto enumeró aquellas logradas en la carrera de los docentes universitarios, tal como la "renovación de las designaciones por concurso a través de la evaluación del desempeño de los profesores", un régimen aprobado a fines de 2007 cuyo complemento fue la reglamentación de los instrumentos que hacían posible su implementación, a mediados de 2008.

A la fecha ya se aprobaron 400 renovaciones de cargos docentes por concursos en todas las unidades académicas de la UNC y permanecen en tratamiento para su aprobación un número similar.

Lo anterior es consecuencia de la decisión, no menos atinada, de aumentar la cantidad de concursos públicos docentes, "un sistema defendido por todos, pero escasamente llevado a la práctica en la mayoría de las facultades", reconoció la rectora. Y agregó que "en los próximos años la planta docente de la Universidad contará con más de dos mil cargos concursados".

Sólo en 2009, se superaron 700 cargos docentes llamados a concurso, por lo que "en un año más nuestra Universidad podrá exhibir un porcentaje de su planta docente regularizadas como los que todos consideramos deseables en una Universidad donde la evaluación, la previsibilidad y la calidad académica no dependan más de favores clientelares", afirmó.

Transformación política

Junto con esta reforma académica, la Universidad Nacional de Córdoba encaró una profunda transformación política, "como no se había instalado antes de la recuperación democrática", dijo Scotto. La misma consistió en el establecimiento de regímenes de incompatibilidades para todos los claustros, entre cargos de representación y cargos políticos que antes se consideraban acumulables en una misma persona y que, en consecuencia, "significaban la adulteración de la representación universitaria".

De este modo, en abril de este año se decidió poner límites a la reelegibilidad de las autoridades unipersonales, para lo cual se implementó un sistema de elección directa para los representantes del claustro docente en el Consejo Superior.

Otras reformas

Aunque aún faltan construir consensos sobre estas cuestiones, Scotto elogió "el desarrollo de un modelo de asignación de recursos basado en la construcción de criterios y pautas objetivas", que permitió -entre otras cosas- que "la discusión presupuestaria empiece a convertirse en una instancia de planificación institucional".

Así, "los criterios para la distribución e intereses presupuestarios se han dejado de guiar por privilegios políticos de ningún tipo, la vieja y conocida práctica clientelar de la que ya hemos salido porque se ha asentado sobre el análisis compartido de las situaciones, demandas y objetivos de cada una de las áreas de actividad y de cada una de las unidades académicas".

El sostenimiento de una política cultural amplia, diversificada y activa en todas las áreas de la producción artística y la expresión de las ideas, la repatriación de investigadores formados, mayor descentralización de la gestión administrativa, fortalecimiento de las políticas de inclusión, profundización de las relaciones con el sector no docente, y el desarrollo de procedimientos y políticas activas para la promoción de la cooperación internacional, fueron otros de los logros enumerados.

Comentá la nota