Scoring: perdió los puntos y pueden sacarle el registro

Una mujer, con dos multas por alta velocidad
Una mujer de 33 años podría ser la primera vecina de la Ciudad en perder su registro de conductor por haber llegado al límite de 20 puntos quitados en el sistema de scoring. Según el Gobierno porteño, cometió dos excesos de velocidad que le restan diez puntos cada uno. Pero la vecina dice que ella es la dueña del vehículo pero no estaba manejándolo al momento de las infracciones, por lo que pidió que defina la Justicia Contravencional.

El caso se conoció ayer. El Ministerio de Seguridad y Justicia de la Ciudad, que tiene a su cargo la Unidad de Controladores de Faltas, no quiso dar más información "hasta que se expida la Justicia". Pero Clarín pudo averiguar que el auto que figura a nombre de la mujer (su identidad no se informó) recibió en lo que va del año dos multas por exceso de velocidad. Si hubiera excedido el límite en 10 km/h a 20 km/h en una calle, o entre 20 km/h y 40 km/h en una avenida, sólo le hubiera correspondido una quita de 5 puntos por infracción. Pero como superó esos límites de velocidad, la falta se considera grave, por lo cual le quitan dos veces diez puntos.

La duda es si la mujer estaba manejando o no. En realidad, para que se pueda aplicar el scoring, los agentes de tránsito o la Policía deben sí o sí parar e identificar al conductor. La única excepción es, justamente, el exceso de velocidad, porque se hace imposible perseguir al infractor por las calles, obligarlo a detenerse y pedirle el carnet de conductor.

Por eso, cuando la Legislatura aprobó la ley en febrero del año pasado decidió que los castigos por exceso de velocidad se apliquen al dueño del auto, salvo que éste logre probar que en el momento de la infracción a su auto lo iba conduciendo otra persona, quien sí sufriría la quita de puntos.

De confirmarse la sanción, la vecina perdería momentáneamente su registro. Entonces podrían pasar dos cosas: o se quedaría sin poder manejar durante dos meses o podría optar por realizar un curso de educación vial, con el cual recuperaría la licencia y cuatro puntos.

Sólo ante la primera vez que se pasa el límite de 20 puntos se puede pedir el curso y evitar la quita efectiva de la licencia. De la segunda en adelante, los infractores pierden el registro por 6 meses, dos años o cinco años, y siempre tienen que hacer el curso.

La ley marca que habrá sólo una amnistía: cuando se cumpla el primer año de vigencia del scoring (rige desde el 1° de enero), se limpiarán los antecedentes de todos los conductores.

Desde que se empezó a aplicar el sistema, la Ciudad lleva sancionados a 501 conductores, pero ninguna de sus infracciones había llegado a los 20 puntos, ni siquiera acumuladas. La principal falta, con 143 casos, fue el giro indebido (descuenta cuatro puntos). En segundo lugar, con 90, se ubica el hablar por celular o mandar mensajes de texto mientras se maneja (la quita es de cinco puntos). El podio lo completa el no uso del cinturón de seguridad, con 86 infractores (resta dos puntos).

Hay dos infracciones incluidas en el scoring pero cuya sanción no es aplicada por los controladores de faltas sino directamente por la Justicia Contravencional. Son las de cruzar una barrera baja y violar un semáforo en rojo. En ambos casos se quitan cinco puntos, pero además los jueces pueden pedir hasta cinco días de arresto como pena agregada. En la Ciudad aseguraron que, hasta ahora, la Justicia no les informó de ningún conductor castigado.

Comentá la nota