Scola: "Las matemáticas están de nuestro lado".

Scola: "Las matemáticas están de nuestro lado".
El éxito sobre Canadá alimentó la confianza en el equipo y todos los jugadores celebran la recuperación en la efectividad.
Cuando los argentinos regresan de la cancha y se enfrentan con la prensa en la zona mixta, próxima a su vestuario, parece que vinieran de la fábrica, sudados, algo cansados, pero sin euforias ni festejos, simplemente tranquilos después de haber cumplido con una nueva jornada. "Contentos, tranquilos, pasó una final más", arranca Pablo Prigioni.

"La verdad es que la defensa fue clave y tendrá que mantenerse siempre, porque no nos sobra potencial ofensivo. Abrir con varios triples nos dio tranquilidad y después lo fuimos desgastando con la defensa. Ahora vemos el aro más grande y nos estamos ganando el respeto", agregó el base, que volvió a lucirse en alto nivel, ahora también robando balones.

Para Luis Scola también significaba una final: "Es que Canadá podía estar en la pelea con nosotros por una plaza. Igual nada está resuelto, pero ahora las matemáticas están de nuestro lado. Todo está más claro para nosotros". El pivote de Houston no empezó con eficacia, pero cuando corrigió la mira fue determinante y otra vez uno de los goleadores. "No fue sencillo el triunfo. Aunque el resultado se abrió rápido, en el primer tiempo sentíamos bastante tensión. Debíamos estar atentos porque Canadá tiene grandes tiradores y en 2 minutos puede descontarte 10 puntos", dijo Scola.

Para Hernández, los elogios también se dirigieron hacia la gran tarea defensiva y explicó: "Los jugadores ejecutaron a la perfección lo que planeamos, evitando que los perimetrales canadienses lanzaran cómodos. Y si bien la ofensiva no fue muy fluida, sí fue inteligente y manejamos el resultado".

Una de las claves del vestuario fue conversar con Paolo Quinteros, que ayer empezó a quitarse la mufa que lo persigue desde hace dos semanas. Al menos mejoró la eficacia (3 de 6 de dos y tres puntos) y se lo notó mucho más seguro con el balón. "Me sentí bien, tranquilo, conectado con el juego y encontrando tiros cómodos. Estoy bien, estoy bien?", afirma y se nota que es cierto. Parece haberse contagiado de esa onda expansiva de positivismo y confianza. "Estuvimos sólidos en defensa, armamos un buen bloque y no los dejamos jugar. Además, teníamos que sacarnos la bronca por la derrota en la copa Tuto Marchand. Todavía nos falta potencia ofensiva", agregó el entrerriano, que como el resto de sus compañeros.

Otro que se sintió mejor fue el Leo Gutiérrez, que ayer fue el goleador con 15 puntos. "Entraron más de lo habitual (risas). Encontramos buenos tiros y si bien me alegra recuperar eficacia, más contento estoy porque fue un triunfo clave".

El crecimientode Prigioni

La brillante tarea de Pablo Prigioni ya se refleja en las estadísticas. El base argentino es líder de asistencias (6.8 por juego), en robos (3.2) y en eficacia de tiros libres (94%) con uno sólo fallado (17 de 18).

Comentá la nota