Scioli traslada a la Rosada la "presión" de los intendentes

Agobiado por las necesidades propias y las ajenas que llegan desde abajo hacia arriba, esta vez desde las comunas –particularmente del peronismo-; el gobierno provincial reflota la negociación con la Casa Rosada para solventar los gastos propios, y contener las presiones de los jefes comunales, desde donde –advierten- que “no hay margen político” para incumplir con el pago de los salarios, extras y vacaciones.
Es que el clima económico crítico y la situación laboral que generó la recesión en ciernes, movió no sólo a empresarios y sindicalistas en post de una solución que les permita “pasar el verano”, sino también a los intendentes bonaerenses que empiezan a presionar en la gobernación para poder cumplir con sus obligaciones. El más próximo: el pago, en paralelo, de salario junto al aguinaldo de esta altura del año.

En la gobernación no tiran manteca al techo. Tanto que mantienen el cronograma de “emergencia” para cumplir con las mismas obligaciones para los empleados públicos.

Por eso, fuentes de la gobernación que aceptaron las presiones lógicas de los municipios, reconocen también que Daniel Scioli “renovará el pedido” al gobierno nacional para que se cumpla con acuerdos políticos previos y envíe partidas que ya fueron negociadas, aunque todavía están sin ejecutar.

Comentá la nota