Scioli se topó con más reclamos en su maratón por el interior provincial

Scioli se topó con más reclamos en su maratón por el interior provincial
Grupos de productores le entregaron petitorios en dos ciudades; fueron manifestaciones no violentas
LOBOS.- El contumaz empeño del gobernador Daniel Scioli en retomar su gira por el interior provincial tras la agresión que soportó en Lobería quedó sobradamente de manifiesto ayer: descompuesto y con más de 38 grados de fiebre recorrió siete distritos.

El gobernador sobrellevó el raid, que pasó por Bragado, Alberti, Suipacha, San Andrés de Giles, Mercedes, Lobos y Ranchos, durante el cual inauguró obras, entregó subsidios, firmó convenios y, en varios distritos, escuchó reclamos de productores agropecuarios.

Scioli, que se reunió con ruralistas en Bragado y Alberti, manifestó haber tenido "muy buenos encuentros", en los que dijo haber abordado temas como "la sequía, ganadería y lechería". Confirmó la continuidad de sus visitas al interior al sostener: "No podemos dejar de hacer nuestro trabajo y recorrer la provincia por un pequeñísimo grupo".

Scioli dijo a LA NACION que su gobierno trata de atender los reclamos de "los productores que vienen despolitizados y despojados de banderas partidarias y son respetuosos". Aseguró que no tiene rencores y confirmó que hoy volverá a Lobería.

En cada lugar, hubo escenas repetidas. Cortes de cintas, entrega de cheques y discursos laudatorios para los intendentes. También se repitieron en cada pueblo los vallados metálicos; la profusión de efectivos de infantería, caballería y grupos especiales y agentes de civil; además de patrulleros que cortaban calles aledañas a los actos.

Scioli permaneció menos de una hora en cada sitio. En Bragado, medio centenar de ruralistas se había congregado desde temprano frente a la sede de la Municipalidad, donde el intendente Aldo San Pedro (oficialista) esperaba recibir al mandatario.

Gritos y negociaciones

Cuando el tenor del griterio se colaba por todas la hendijas del edificio municipal, San Pedro salió a la plaza y disuadió a los productores al invitar a tres de ellos a conversar con él y con Scioli, cuando el gobernador llegara, lo que ocurrió alrededor de las diez de la mañana. Los hombres del campo aceptaron y le entregaron al gobernador un escrito con sus pedidos para el sector.

En Suipacha los ruralistas le dieron a Scioli un manifiesto en el que le reclamaban que intercediera ante el gobierno nacional en nombre del sector.

"Estamos confundidos. ¿Usted viene como gobernador o como diputado eventual?", le preguntaron. Y añadieron: "Le suplicamos que interceda ante el gobierno nacional, antes de nuestra desaparición definitiva".

También llamó la atención la presencia policial en San Andrés de Giles: 140 efectivos de a pie, policía montada y patrulleros provenientes de distritos cercanos. Allí, Scioli iba a reunirse con ruralistas, pero éstos no aceptaron.

En la localidad de Mercedes, el gobernador bonaerense inauguró una escuela rural. El intendente municipal, Carlos Selva, lo recibió cuando el helicóptero lo dejó en un campo lindero custodiado por medio centenar de uniformados a pie, en patrulleros y a caballo.

En Lobos un puñado de productores esperó al gobernador cerca del campo en el que descendió el helicóptero: "Vinimos a decirle lo que nos pasa, porque el 90 por ciento de los chacareros de Lobos está en emergencia", describió Marcos Goya.

El hombre -hijo del tambero que al morir donó el predio donde se erigió la terminal de ómnibus que ayer inauguró aquí Scioli- llevaba su DNI en la mano e intentaba explicarle a la nutrida guardia policial que el sitio donde se había montado el operativo era un campo de su propiedad (lindero a la nueva terminal) y que nadie le había pedido permiso.

El gobernador bajó en medio del campo de Goya, pero el joven tuvo que irse indignado porque no pudo entrar en su propiedad para entregarle un petitorio que había confeccionado con otros ruralistas.

El celo policial en Lobos llegó al extremo de que los efectivos cachearon a todos los asistentes al acto que encabezaría Scioli, aunque se suponía que eran todos seguidores del gobernador.

Comentá la nota