Scioli ya tiene su ley de inversión

• Le permitirá a Buenos Aires fomentar llegada de capitales provenientes del blanqueo
Buenos Aires - El Senado bonaerense convirtió ayer en ley el proyecto de Promoción de Inversiones que establece un régimen de beneficios fiscales destinado a atraer a la provincia la inversión productiva de fondos no declarados o en el exterior, tras el blanqueo de capitales lanzado por Cristina de Kirchner.

De esta manera, logró finalmente el gobernador Daniel Scioli el aval para la emisión de un bono fiscal por hasta $ 250 millones, dirigido a financiarle al inversor el costo de repatriar esos fondos, del 1% del total, y que podrá ser utilizado para pagar impuestos provinciales.

Con este crédito fiscal, Scioli busca captar capitales repatriados o exteriorizados hacia la provincia, con la ambiciosa intención de duplicar los anuncios de inversión privada previstos para este año y los primeros meses del siguiente. Una postal más que necesaria en el marco de las urgencias financieras que atraviesa el distrito, en sintonía con la situación que viven las arcas de buena parte de las provincias.

Por la tarde, el mandatario festejó la sanción, demorada durante meses por los vaivenes electorales en ambas Cámaras con vistas a los comicios legislativos del 28 de junio.

«Acaba de aprobarse una ley en la cual yo tengo mucha expectativa con los efectos positivos que va a traer para Buenos Aires; todo aquel que quiera invertir en la provincia en ladrillos y en emprendimientos productivos lo podrá hacer a costo cero», destacó.

«Es importante ahora que esto nos ayude a cuidar el empleo y, a la vez, a generar más puestos de trabajo e inversiones en la provincia», remarcó además.

En esa línea, agradeció el apoyo a la iniciativa brindado por el bloque oficialista. La norma había logrado una trabajosa sanción en la díscola Cámara de Diputados, pero luego su tratamiento se dilató sorpresivamente en el Senado.

Esfuerzo

«Me está dando trabajo la adhesión a una ley tan simple como traer inversiones para generar empleo y concretar la repatriación de capitales», habría bajado línea Scioli en las últimas horas, en la previa a la sesión.

El beneficio alcanzará a quienes decidan invertir esos capitales en construcción de inmuebles, finalización o inicio de obras, proyectos inmobiliarios, agroganaderos, industriales, de turismo y de servicios. Los fondos deberán canalizarse a través del Banco de la Provincia de Buenos Aires, mientras que el total de exenciones tendrá un tope de 250 millones de pesos. El flamante ministro de Producción bonaerense, Martín Ferré, aseguró ayer que la ley «constituye un gran aporte para seguir consolidando el entramado productivo» y que «completa el sistema de incentivo a las inversiones productivas que la provincia propicia y concreta».

Según el funcionario, las ventajas contempladas en esta ley «se suman a las contenidas en la Ley de Promoción Industrial, que apunta a mejorar los niveles de competitividad de nuestras industrias aliviando la carga impositiva y fiscal».

Comentá la nota