Scioli también piensa seguir gobernando hasta el 2011

Fuentes del PJ bonaerense dijeron que permanecerá en la Gobernación hasta fin del mandato. Lo mismo harán intendentes y funcionarios que integran las listas del oficialismo en la Provincia. No se admitirá públicamente para evitar impugnaciones.
Nada lo moverá de su sillón hasta 2011. Aunque en declaraciones públicas hace equilibrio para mantener el suspenso y no darle lugar a la oposición de calentar aún más el debate por las candidaturas testimoniales, altas fuentes de la justicialismo bonaerense aseguraron a Clarín que Daniel Scioli no evalúa la posibilidad de abandonar el poder de la provincia de Buenos Aires. Ni para asumir la banca de diputado que conquistará el 28 de junio ni frente a un eventual resultado adverso en las urnas.

En el día después del mensaje que bajó Néstor Kirchner desde el escenario del teatro Argentino de La Plata, en el lanzamiento oficial de la lista ("Nos votaron hasta 2011 y allí vamos a estar"), Scioli intercambió conceptos parecidos frente a su círculo íntimo. "Daniel va a seguir en su puesto hasta el último día", afirman quienes formar parte de esa intimidad. Entre líneas se puede leer perfectamente: el gobernador busca transmitir señales de previsibilidad a su gestión.

Quizá no sea casual que su postura haya trascendido apenas unas horas más tarde del acto. Es que, tras la presentación, Scioli compartió un encuentro privado con Kirchner, Cristina y Nacha Guevara. El mandatario no puede decir que no va a asumir, pero tiene claro que es una idea descabellada que alguien suponga que pueda llegar a apartarse del timonel de la Provincia.

En rigor, el statu quo se mantendrá en todos los niveles. Ya dijo el ex presidente que ni él ni Cristina permitirán que la oposición arribe a la Casa Rosada "por la puerta de atrás". Ahora lo dice Scioli y lo mismo piensa su vice, Alberto Balestrini. Sergio Massa, jefe de Gabinete y cuarto en la nómina, tampoco desea ir a Diputados.

Ni hablar de los 39 intendentes que van en la lista de concejales y de los seis que se presentan en las listas de legisladores. Ninguno de ellos, que con mejor o peor predisposición buscará traccionar votos en favor de la causa K, se apartará de su función actual cuando en diciembre se produzca la jura en el Congreso.

Claro que el caso de Scioli es el más complicado para el kirchnerismo. El más emblemático de las postulaciones testimoniales y el que agitan los referentes opositores para impugnar las presentaciones. Scioli fue, justamente, quien dio pie a las impugnaciones ante la Justicia cuando afirmó que no pensaba asumir y que su participación electoral era "para no mirar desde la tribuna".

Ayer, durante una entrevista con radio Continental, el gobernador no quiso brindarle más argumentos a la oposición, en especial a la UCR y a la Coalición Cívica, los más aguerridos en el afán por tratar de sacarlo de la competencia. "Cuando llegue el momento, veremos", buscó desentenderse. El debate, agregó, será para más adelante: "Primero las elecciones. Luego del 28 de junio, con los resultados en la mano, analizaremos si asumo o no en la Cámara de Diputados".

El diputado y apoderado del Partido Justicialista, Jorge Landau, salió al cruce de la impugnación que el Acuerdo Cívico y Social presentó ayer ante el juez electoral Manuel Blanco, por considerar inconstitucional que Scioli se presente para un cargo que ya dijo que no va a ejercer. "Nunca dijo eso", retrucó Landau (ver...).

Sin abandonar su estilo moderado y de no confrontación con sus oponentes, más allá de las críticas que puedan lloverle en estas horas, Scioli volvió a defender su postura de poner el cuerpo en el comicio. "Mi vida es testimonio de responsabilidad, de lucha y de compromiso y en este momento yo he sentido que lo mejor que podía hacer era presentarme como candidato", dijo.

Comentá la nota