Scioli sale a pedir créditos y emitir bonos para tapar un agujero de $ 2.100 millones

Necesita los fondos antes de fin de año para hacer frente a gastos corrientes.
Daniel Scioli está condicionado por los tiempos de la Legislatura para salir a buscar 2.100 millones de pesos en el mercado financiero. Los fondos serán destinados a gastos corrientes en lo que resta de este año.

¿Cómo procuran Scioli y su ministro de Economía, Alejandro Arlía, el financiamiento de 2.100 millones de pesos?. Propone dos vías: a través de un crédito sindicado de bancos, con al menos tres entidades asociadas para el préstamo que aportarían 1.200 millones y la otra con la colocación de títulos públicos. Ambas operaciones se resolverían en el mercado doméstico.

El proyecto de endeudamiento ingresó esta semana en el Senado y requerirá los dos tercios del cuerpo para su sanción e igual número de votos positivos en Diputados. Resulta un trámite previo al tratamiento en el recinto del presupuesto 2010 que evalúan las comisiones y que tampoco pueden demorar el tratamiento legislativo. Apremio que se encuentra agravado porque los bloques oficialistas tienen mayoría apretada y, a partir del 10 de diciembre, pierden hegemonía en ambas cámaras.

La salida del gobierno provincial a los mercados para contraer deuda ya había sido otorgada por la Legislatura. No obstante, se trataba de 1.649 millones de pesos, exclusivamente afectados a obras públicas. La Ley de Responsabilidad Fiscal impedía cualquier otro destino pero la suspensión de la norma votada por el Congreso Nacional –a pedido de las provincias con alto deficit en sus cuentas– habilitó el mayor endeudamiento de Buenos Aires.

Los legisladores deben apelar a la calculadora para la sanción de proyectos. El miércoles aprobaron la autorización para la ampliación de gastos del Ejecutivo provincial por 3.400 millones de pesos. Una parte (980 millones) se utilizarán para el cumplimiento de erogaciones a Salud y Acción Social.

Y con el resto surge el alerta: 2.400 millones de pesos son "para cubrir erogaciones que se contabilicen al cierre del presente ejercicio en la partida principal de gastos en personal" e incluye los aumentos salariales concedidos este año, que tampoco estaban previstas en el presupuesto 2009.

Al oficialismo le quedará por delante un intenso debate sobre el cálculo de gastos 2010. El presupuesto proyectado es de $ 65.860 millones, 8% superior al de este año, con un déficit primario de 5.387 millones y la necesidad de financiamiento de $ 10.716 millones a través de un mayor endeudamiento.

Comentá la nota