Scioli va a la Rosada convencido de que no puede ni quiere saltar el corralito K.

Seis gobernadores desfilarán esta semana por la Casa Rosada pero todas las miradas están centradas en Daniel Scioli, quien, tras reunirse con los dirigentes que integran la Mesa de Enlace agropecuario y haber asistido a la Exposición Rural de Palermo, concurrirá al encuentro con Cristina Fernández de Kirchner convencido de que no puede ni quiere saltar el corralito K.
El gobernador bonaerense no puede dar un solo paso en materia económica y financiera si no tiene el guiño de Néstor Kirchner, está atado de pies y manos porque el Estado provincial mantiene intacto un déficit de 5.000 millones de pesos de pero, por sobre todas las cosas, dicen los que caminan por las diagonales platenses, agotará todas las instancias para ser tan fiel a los K como lo fue con sus anteriores jefes Carlos Menem y Eduardo Duhalde.

Por otra parte, ya transcurrieron dos semanas desde que se inició la ronda del diálogo político al que convocó la Presidenta el pasado 9 de julio desde San Miguel de Tucumán, y las distintas reuniones que encabezaron la mandataria con gobernadores y el ministro del Interior, Florencio Randazzo, con legisladores de la oposición –también las que impulsó en el Congreso el titular de la Cámara baja Eduardo Fellner- y los encuentros que vendrán le permiten y permitirán al kirchnerismo un respiro para ganar tiempo.

Ganar tiempo, rearmarse, barajar y dar de nuevo son las premisas de los K en un escenario político que cambió las reglas de juego tras el traspié que sufrió el oficialismo en los comicios legislativos del 28 de junio pasado.

Los políticos de la oposición están convencidos de la necesidad del Gobierno de hacer tiempo en estas instancias del diálogo pero están enredados en sus propias trampas y argumentos porque, como dijo en las últimas horas a Radio 10 la titular del GEN en la Coalición Cívica, Margarita Stolbizer, "si estuvimos reclamando durante los últimos seis años porque hubiera diálogo no podemos no asistir cuando se nos convoca a dialogar".

Idéntica opinión tiene el titular de la Sociedad Rural Argentina, Hugo Biolcati, anfitrión de Daniel Scioli en Palermo, donde se desarrolla la 123º Exposición Rural, quien destacó la presencia del gobernador, pero le recordó que el Gobierno se caracterizó por "la incomprensión e intolerancia" durante el conflicto agropecuario; mientras que desde la UCR, el titular del Comité Nacional, Gerardo Morales, advirtió:"Vamos a ver hasta dónde el Gobierno convocó en serio o es sólo ciencia ficción", y asegura que si el diálogo resulta una "farsa" el Gobierno "tendrá problemas" porque habrá jugados sus últimas cartas.

Asoma una semana plagada de negociaciones y reclamos encabezados por el titular de la Federación Agraria Argentina (FAA), Eduardo Buzzi, quien no deja de desparramar nafta contra el Ejecutivo para llevar hasta las últimas consecuencias su objetivo de "erosionar la gestión del gobierno de los Kirchner" que hizo pública en Rosario durante el conflicto por la resolución 125 de retenciones al campo; y poniéndose a la cabeza de los reclamos de los productores lecheros que quieren impulsar un paro.

También asomaron la cabeza a la hora de las amenazas y advertencias los industriales que, al igual que los ruralistas, no quieren pagar impuestos de ninguna índole con una fundamentación que choca de forma frontal con los reclamos de la oposición en el Congreso o la Central de los Trabajadores Argentinos (CTA), que claman por un subsidio universal para la niñez pero no dicen cómo podrá el Estado hacer frente a ese tipo de exigencia si llegara a ceder frente a los reclamos por la eliminación de las retenciones o el no pago de impuestos que pide la Unión Industrial Argentina.

Todos reconocen la crisis pero, al mismo tiempo, piden no pagar nada. No existe forma de salir adelante si la oposición y las corporaciones (llámense UIA, AEA, Iglesia o dirigentes ruralistas) no efectúan propuestas que permitan cubrir lo que el Estado deja de recaudar si se accede a sus reclamos.

Por lo pronto, la semana asoma con la continuidad del diálogo. Este lunes los medios periodísticos van a amucharse en la Casa Rosada para cerciorarse de si Daniel Scioli se rebela o, según sospechamos desde nuestros panoramas nacionales de Agencia NOVA, sigue siendo el empleado/alumno obediente de los líderes de turno de la política vernácula.

Los Kirchner han pergeñado una estrategia de acumulación y posterior cesión de recursos tan perversa que obliga a cada uno de los intendentes o gobernadores a deambular por la Casa de Gobierno porque el pedido de fondos hasta para cambiar un cuerito de una canilla en un baño municipal lo debe aprobar el ministro de economía "en ejercicio" de la actual gestión iniciada el 25 de mayo del 2003: Néstor Kirchner.

Respecto de la situación conflictiva que vivió durante esta última semana el titular de la CGT, Hugo Moyano, todo se resolvía con un pedido de disculpas por algún exabrupto que tuvo el líder del sindicato de los camioneros para con sus pares enrolados entre los "gordos" y la promesa de intercambiar figuritas, con una participación más abierta a la hora del reparto de la torta (recursos).

Así fue. Moyano, con su sorpresivo pedido de perdón; y el Gobierno, con las distintas invitaciones a dialogar en la Casa de Gobierno: en el Congreso Nacional y en territorio bonaerense toman aire y ganan tiempo.

Por lo pronto, va a haber que seguirles los pasos a los "gordos" que asistan esta semana -junto al secretario general cegetista- a la primera reunión del Consejo Económico y Social que podrá frente a frente a gremialistas con empresarios.

Ganar tiempo para el oficialismo lo permite una oposición en la que Elisa Carrió asume posturas intransigentes que terminan siendo absolutamente funcionales al kirchnerismo, porque con sus diferencias con Margarita Stolbizer la CC da un mensaje letal para la gente a la que le viene la imagen de la fracasada alianza de segunda mitad de los ’90.

Todo lo que toca Carrió lo destroza. Por su parte, en la UCR insisten en levantar la figura de Julio Cobos rumbo al 2011. El mismo que traicionó a la UCR en el 2007 para aliarse con los Kirchner y el que traicionó a éstos últimos cuando la discusión en el Congreso de la 125 de retenciones al campo.

En un gran porcentaje de radicales Cobos despierta aires de De la Rúa y les entra un frío enorme en el pecho. Pero, a juzgar por la historia de los últimos tiempos, con excepción del Padre de la Democracia, Raúl Alfonsín, a los hombres del partido fundado por Leandro N. Alem les gusta autoflagelarse, porque cada vez que Cristina Fernández de Kirchner viaja al exterior Cobos queda en el ejercicio de la presidencia.

Si no renuncia a la vicepresidencia, la UCR estará postulando a un hombre del gobierno de los K a los que tanto cuestionan y viven denunciando. El tiempo dirá si van camino al precipicio o cambian esa manía por jugar siempre a dos puntas, en este caso porque parecieran jugar –radicales- a ser oposición y oficialismo al mismo tiempo mientras el titular del Senado siga en su puesto en el Poder Ejecutivo.

Solidaridad con Alejandro Apo

Qué poco se escuchó en los medios sobre el despido de Alejandro Apo, periodista que trabajaba en Radio Continental y que fue despedido por el poderoso grupo Prisa. Apenas un comentario de tres minutos de Víctor Hugo Morales que no se jugó para nada a favor de su ex compañero de radio.

Pensar que cuando despidieron a Nelson Castro de Radio Del Plata, los virtuales empresarios periodísticos (Magdalena Ruiz Guiñazú, el mismo Víctor Hugo Morales, Mariano Grondona, Marcelo Bonelli, Eduardo Van Der Koy, Julio Blanck, Joaquín Morales Solá, y los editorialistas de Nación y Clarín), es decir, el 1 por ciento de la gente que se desenvuelve en los medios pero que tienen un poder enorme en lo comunicacional porque son bufones de sus reyes, pusieron el grito en el cielo.

Esta vez no. Porque, entre otras cosas, Apo cometió el pecado de grabar un corto publicitario a favor del proyecto de nueva Ley de Medios Audiovisuales que juega en contra de la actual ley 22.085 de radiodifusión conocida como "ley de la dictadura", a cuyo cobijo los multimedios quintuplicaron su ramificación en una situación que no se da en ninguna parte del mundo. Por eso, Clarín y La Nación van a defender a ultranza esa ley sancionada durante el Proceso de Reorganización Nacional.

En los medios, sobre todo en radios, hay despidos y aprietes por doquier. Por eso, operadores técnicos y empleados administrativos de la mayoría de las radios de esta capital y el interior del país impulsaron entre las 12 de este último viernes y las 12 de ayer sábado una "retención de tareas" para expresar el rechazo por la falta de discusiones paritarias y reclamar por las "insuficientes y miserables propuestas" de mejoras de sueldo por parte de las patronales.

La medida de fuerza, impulsada por el sindicato de operadores (ATRAC); el de locutores (SAL), y el de empleados administrativos (SUTEP), provocó que, en las principales radios del país, los informativos fueran leídos por los jefes, y la operación técnica también quedó a cargo de personal jerárquico. En algunas emisoras directamente suspendieron los programas y emitieron música.

Acusaron a ARPA, la entidad que agrupa a los propietarios de las radios, el haberles hecho "propuestas insuficientes y miserables para recomponer los salarios" y ratificaron su reclamo de recomposición de los sueldos.

Asimismo, en el comunicado que emitieron repudian "los aprietes que se vienen registrando en emisoras privadas, consistentes en despidos encubiertos y amenazas de reducción de personal".

Respecto del tema bien vale transcribir el primer párrafo de una nota publicada en el portal Infocielo.com: "Sabiamente decía días atrás un veterano de este oficio-profesión que 'el 99 por ciento los trabajadores de prensa–periodistas somos absolutos desconocidos que debemos cargar con la imagen que generan de nuestro trabajo, el 1 por ciento que conforman el Olimpo mediático’".

Comentá la nota