Scioli se reunió con intendentes: hubo gritos y pases de facturas

Scioli se reunió con intendentes: hubo gritos y pases de facturas
Con la excusa de la emergencia por la gripe A, el gobernador y actual titular del PJ se reunió ayer, junto a todo su gabinete, con intendentes de la primera y la tercera sección electoral. Hubo reproches contra intendentes que propiciaron el corte de boletas, como Alejandro Granados de Ezeiza; desconfianza con Hugo Curto, de Tres de Febrero, que estuvo ausente, y pase de facturas de Graciela Rosso, de Luján, a quien le pusieron colectoras en su distrito. Julio Pereyra, de Florencia Varela, se fue de vacaciones a EE.UU. Cerca de Scioli admiten que esta tarea no le conviente políticamente.
Los llamados telefónicos que se cruzaron toda la semana terminaron ayer en un encuentro con el gobernador bonaerense y flamante titular del Partido Justicialista Nacional. Pese a que la excusa era otra, los jefes comunales de la primera y tercera sección electoral quisieron enfrentar el debate post electoral con sólo una mesa de por medio.

En la sede porteña del Banco Provincia, a Daniel Scioli le tocó escuchar los pases de factura de los intendentes, de quienes dependió gran parte del resultado de la elección de la Provincia. Allí los jefes comunales aprovecharon que estaban frente al nuevo titular del partido para descargar enojo. Por esto, la reunión que se convocó para informar sobre la gripe A –H1N1, tuvo sus recreos: los primeros quince minutos, el final del encuentro y las reuniones después de la partida de Scioli fueron dedicados exclusivamente al resultado de los comicios del domingo.

De este modo, Scioli continuó con la serie de conversaciones que mantuvo esta semana con los gobernadores peronistas y con el secretario general de la CGT, Hugo Moyano. Después de que Néstor Kirchner le dejó la conducción partidaria, el gobernador se tuvo que hacer cargo de la catarsis general. También de las críticas de quienes no le reconocen legitimidad para llevar adelante este proceso y piden su relevo, como Felipe Solá (ver página 6), Francisco de Narváez, Juan Carlos Romero y Ramón Puerta, entre otros. A tal punto llegó la embestida, que el propio Scioli debió aclarar que no pensaba dejar su cargo.

Cerca de Scioli reconocen que "por lo visto hasta ahora, no le convenía" asumir este rol en el PJ, pero dicen que "no se puede estar viendo sólo la conveniencia propia en los momentos complejos". En el fondo apuestan a que este proceso le permita recomponer su imagen, recuperar dinámica y reposicionarse para 2011. En el entorno del gobernador hay una admisión de los "errores" cometidos en la campaña, sobre todo por el tono utilizado por Kirchner. Por eso quieren empezar a trabajar en una agenda diferente, por ejemplo para reclamar la coparticipación del impuesto al cheque. También planean reducir el vértigo de las recorridas de Scioli por la Provincia.

Tensos momentos. Las miradas entre unos y otros no cesaban y la mayoría apuntaba hacia el alcalde de Ezeiza. "Es raro que dos distritos del Conurbano que están uno al lado del otro, en donde el electorado es el mismo, haya tanta diferencia a la hora de ver cómo votó cada uno", le dijo en voz baja un intendente que aún se define kirchnerista a otro, mirando a Alejandro Granados.

En Ezeiza, el jefe comunal obtuvo la mayor victoria del Conurbano con el 60,11%, pero su jefe político, Kirchner logró el 49,44%. "Lo que hay que leer es en qué barrios se produjo el corte de boleta, y en muchos distritos se dio en los barrios humildes. El sector humilde no corta boleta, y si lo hace es porque se la dieron así. Cuando el corte pasa el 5% es porque detrás de él estuvo la estructura del que maneja el distrito repartiendo las papeletas", continuó la explicación en el ascensor el alcalde, pero esta vez con Granados presente, aunque no logró inmutarlo.

El intendente de Tres de Febrero, Hugo Curto, fue uno de los grandes ausentes del encuentro y el más criticado. En un distrito en el que el kirchnerismo siempre consiguió aplastantes victorias, Kirchner obtuvo tan sólo el 30,98% de los votos, frente al 33,45% de De Narváez. "Lo de Curto es raro", dijo un alcalde y miró a Scioli, quien se hizo el distraído. Al comenzar oficialmente la reunión, el ex vicepresidente buscó aquietar los posibles cruces. "Están haciendo un esfuerzo muy grande para tratar de dividirnos, pero tenemos mucha responsabilidad, mucho compromiso y mucho por hacer", dijo Scioli, pero no fue fácil.

Uno de los pases de factura que le tocó responder a Scioli llegó con la voz de Graciela Rosso, intendenta de Luján. En esta elección, la alcalde quedó con el tercer puesto. Por esto, en el medio del encuentro aprovechó para disparar con tono elevado: "En mi distrito me pusieron colectora. Aunque yo no estaba de acuerdo, decidimos presentarnos igual, aunque terminó afectándome profundamente". "A todos nos duele perder", trataron de tranquilizarla varios intendentes.

"Debemos defender la provincia, estar en sintonía con las necesidades de la gente", dijo Scioli intentando volver al tema que los reunió: la gripe A-N1H1. El gobernador logró que los intendentes apoyen el período de transición al frente del PJ, aunque piden internas para definir nuevas autoridades en 2010. "Somos peronistas", dijo un alcalde al retirarse, lo que provocó risas porque él mismo decía responder antes de la elección al "kirchnerismo".

El gran ausente fue el titular de la Federación Argentina de Municipios e intendente de Florencio Varela, Julio Pereyra. Este alcalde, que en su distrito obtuvo menos votos que Kirchner, habría viajado "para desestresarse". El lugar elegido habría sido Miami.

El renunciante intendente de José C. Paz, Mario Ishii, se dedicará a "visitar" a cada uno de los jefes comunales que, en su opinión, "traicionaron" al ex presidente Néstor Kirchner en la elección legislativa, y afirmó que sus colegas del Conurbano bonaerense "no se tienen que suicidar, pero por lo menos decirlo". Se negó a identificar a quienes considera responsables de esa "traición", en alusión a haber obtenido un porcentaje de votos mayor que Kirchner. "No voy a dar nombres, me gustaría reservarlo porque yo voy a ir a visitarlos", advirtió.

"Un año y medio atrás hacían cola para pedir la boleta de Kirchner, pero después, en esta elección, han buscado la conveniencia de las intendencias sin preocuparle la conducción del partido", atacó.

Comentá la nota