"Scioli va por la reelección"

Por D. Schurman

El jefe de Gabinete bonaerense, Alberto Pérez, reveló que el gobernador se bajó de la presidencial para buscar su segundo mandato. Como adelanto de su apoyo a los K en 2011, incorporó al cuñado de Cristina a la gestión provincial.

Alberto Pérez cocinaba a fuego lento un silencio tedioso hasta que Crítica de la Argentina le preguntó por el futuro de Daniel Scioli.

–Voy a decirlo sin vueltas para que se terminen las especulaciones: el proyecto del gobernador es ir por la reelección –confesó el jefe de Gabinete bonaerense.

–¿Entonces Scioli descarta renunciar para asumir como diputado? –le preguntó este diario.

–Eso está definitivamente descartado.

–¿Tampoco trabajará para ser presidente de la Nación?

–No, va a ir por su reelección.

–¿Y a quién apoyará en 2011?

–Daniel va a acompañar al candidato de este proyecto.

–¿Cuando habla de "este proyecto" habla del kirchnerismo?

–Sí, vamos a apoyar al kirchnerismo sea quien fuere el candidato del espacio. Néstor, Cristina o quien sea.

EN EL CAMPO, LAS ESPINAS ¿Por qué Scioli disipó los amagues de diferenciación? ¿Por qué se enlazó a Kirchner y al proyecto derrotado el 28 de junio? La respuesta hay que encontrarla en el ahogo financiero de la provincia.

El instinto de supervivencia lo llevó a una reciente suba de impuestos que le puso en contra a la dirigencia agraria, ya que la medida implica un revalúo de los campos bonaerenses.

La Mesa de Enlace no tiene que darse por sorprendida. Kirchner ya había forzado a Scioli a desprenderse de su ministro de Asuntos Agrarios, Emilio Monzó, un hombre de buen vínculo con los ruralistas, para profundizar el modelo nacional.

Si alguna vez quiso seducir al campo mostrándose como intermediario ante Cristina Kirchner, por estos días debe digerir que lo consideren un "felpudo" de la Casa Rosada, un rótulo que emergió de boca del titular de la Federación Agraria, Eduardo Buzzi.

Atentos a los cálculos políticos, en La Plata niegan los zigzagueos. Aseguran que Scioli es, fue y será un "paradigma del acompañamiento", aun a costa de sacrificar su imagen pública, la buena estrella que siempre lo iluminó.

Como ejemplo recurren al engendro de las candidaturas testimoniales, que obligaron al gobernador a quitarse la jineta del cargo en búsqueda de un objetivo de menor envergadura como lo es una diputación.

PLAN 2 + 4. Además del aumento inmobiliario urbano y rural, Scioli estableció un impuesto al movimiento de mercadería en los puertos, la suba de patentes de los vehículos valuados en más de 40 mil pesos y un nuevo tributo a la herencia.

Con ese paquete fiscal, que pretende incrementar la recaudación en más de 2.000 millones de pesos, el gobernador quiere aventar el fantasma de los patacones, aquella cuasi moneda que emitió la provincia para enfrentar su peor crisis.

El Plan 2 + 4, como etiquetan en La Plata el proyecto reeleccionista –por los dos años que quedan de gobierno más los cuatro de una eventual segunda gestión– no se reduce a medidas fiscales.

Scioli también busca dinamizar la política con mayor inserción provincial. Las incorporaciones al staff ministerial de los intendentes Baldomero "Cacho" Álvarez (Avellaneda) y Ariel Franetovich (Chivilcoy) van en ese sentido.

El repliegue al aparato bonaerense cuenta con el guiño de Kirchner. Evidentemente, la necesidad hizo que el ex presidente redimiera a los jefes comunales a quienes les había colgado el sayo de traidores.

Los apremios judiciales podrían desembocar en el corto plazo en otro movimiento de piezas. Claudio Zin no oculta su preocupación por la causa que el periodismo caratuló como la "mafia de los medicamentos".

El ministro de Salud provincial desplazó a su mano derecha, Alberto Costa, cuando el juez Norberto Oyarbide confirmó que estaba comprometido en conversaciones telefónicas.

Zin teme que la ola expansiva de la bomba lo alcance. De eso estuvieron conversando hace dos semanas Pérez y Graciela Ocaña. La ex ministra de Salud de la Nación fue quien aportó datos claves para la investigación de la red que involucra a proveedores de remedios, sindicalistas y funcionarios.

GRAN CUÑADO. Buscando mostrar reacción ante la embestida judicial, Zin comenzó un trabajo de chapa y pintura en su cartera. Para aferrarse al matrimonio Kirchner, nombró a Jorge Citate, el cuñado de Cristina, como director del Laboratorio Central de Salud Pública Instituto Biológico "Tomás Perón".

Citate, pareja de Giselle Fernández, es un médico veterinario de 52 años de bajísimo perfil que se desempeñó en el Departamento Antirrábico y Vacunas Virales, estuvo a cargo de la División Cultivos Celulares, y de la división Vacuna Antidiftérica del Departamento de Sueros y Vacunas.

Con los números en rojo, y la salud, la educación y la seguridad en estado de alerta, Scioli afianzó el plan Derecho Garantizado para la Niñez. Éste otorga 100 pesos mensuales por hijo menor de seis años a padres que no cobran asignaciones familiares por no tener trabajo formal.

El programa toma algunos aspectos de una propuesta plebiscitada en 2001 por el llamado Frente Nacional contra la Pobreza, que reunía a sectores progresistas. Toda una curiosidad tratándose de un gobernador formateado durante el menemismo, aunque no tanto si se tiene en cuenta su ubicuidad.

¿CHAU CANDIDATURA PRESIDENCIAL? Antes de la confesión de Pérez, se activó un operativo clamor a favor de la reelección de Scioli. Un sinnúmero de intendentes alentaron la continuidad del gobernador y lo propio hizo su vice, Alberto Balestrini.

Será una carrera con obstáculos para Scioli ya que hay al menos dos aspirantes a sucederlo. Una es Hilda "Chiche" Duhalde. La senadora no descartó esa posibilidad durante un reportaje que la última semana le hizo el periodista Mauro Viale.

El otro es Francisco de Narváez. El dirigente de PRO cree que al voto antikirchnerista que lo catapultó ganador en la última legislativa sumará otro tradicional del radicalismo si, como se especula, alcanza un acuerdo con el vicepresidente Julio Cobos. "Lo amorfo se acomoda a cualquier forma", suelen chicanearlo desde La Plata.

¿Y Hugo Moyano? Scioli no cree que el titular de la CGT se lance detrás de la gobernación, pese a que esa posibilidad estuvo latente el viernes cuando presentó en Mar del Plata la Corriente Sindical Peronista. A los ojos del mandatario provincial, desde ese flamante polo de poder el camionero simplemente negociará espacios en las listas del PJ.

¿Scioli renunciará definitivamente a sus aspiraciones presidenciales?

Las oscilaciones de la política le dejan abierta una hendija para soñar con la Casa Rosada. La pregunta es si los Kirchner, en el prolegómeno de la carrera a 2011, depositarán su confianza en el gobernador o buscarán ellos mismos perpetuarse en el poder.

Como en la Argentina dos años es una era glaciar, y las especulaciones están a la orden del día, más vale aferrarse a la única confesión pública que se escuchó sobre el tema, la que hizo el jefe de Gabinete bonaerense: que Scioli va por su reelección.

Comentá la nota