Scioli recibirá a los ruralistas y el paro quedó en suspenso

El mandatario anunciaría paliativos en el impuesto inmobiliario rural y medidas a favor de los puertos
LA PLATA (De nuestra Corresponsalía).- El gobernador Daniel Scioli recibirá hoy a los integrantes de la Mesa Agropecuaria Provincial, tras varias semanas de alta tensión entre ambas partes, que tuvo su pico anteayer con la aprobación de la ley de reforma impositiva. Se espera que el gobierno provincial anuncie una atenuación de los aumentos en el impuesto inmobiliario rural y otras medidas para el sector.

Scioli decidió convocar a los ruralistas después de reunirse con un grupo de legisladores y funcionarios para analizar las reacciones ante la reforma tributaria sancionada por la Legislatura. En consecuencia, las entidades agropecuarias dejaron en suspenso una medida de fuerza en rechazo de la reforma -que, entre otras cosas, creó un gravamen a las cargas portuarias e incrementó el impuesto inmobiliario rural- y pasaron a un cuarto intermedio hasta el lunes.

Simultáneamente, la provincia anunció la elaboración de una ley correctiva para buscar "que los puertos de la provincia no pierdan competitividad frente a otras jurisdicciones" con la aplicación de la nueva tasa para la actividad de las terminales fluviales (ver aparte). Según altos funcionarios provinciales ésta -y no el aumento del inmobiliario rural- es la mayor preocupación de los ruralistas.

Los gestos, a uno y otro lado, fueron precedidos por comunicaciones telefónicas, algunas de las cuales protagonizó el propio gobernador, que se vio forzado a intervenir después de que idéntica convocatoria, ensayada días atrás por el ministro provincial de Asuntos Agrarios, Ariel Franetovich, no consiguió una respuesta de buena parte de los dirigentes rurales. El destrato y la incomunicación entre los ruralistas y el nuevo ministro es tal que ayer Franetovich ni siquiera intervino en la convocatoria, según confirmaron fuentes de la gobernación.

Hoy, además de Scioli y Franetovich, estarán presentes el jefe de Gabinete, Alberto Pérez; el ministro de Gobierno, Eduardo Camaño, y el de Economía, Alejandro Arlía.

De todas formas, ayer, al referirse a la expectativa del gobierno provincial de mejorar su relación con el campo, Franetovich dejó entrever los obstáculos existentes entre ambas partes cuando dijo -según un despacho de la agencia oficial Télam- que espera tener "una relación sincera con las entidades del agro y escuchar sus planteos y que ellos nos escuchen para quitarnos mutuamente los prejuicios".

"Se va a hablar de las quejas manifestadas por el sector sobre la reforma impositiva y se avanzará en el tratamiento de temas pendientes vinculados con políticas estrictamente provinciales para el sector", dijo a LA NACION un vocero de Scioli, quien consideró que el actual no es el momento de mayor tirantez entre las partes y sugirió recordar los ataques violentos sufridos por el mandatario provincial en Olavarría, en 2008, y en Lobería, a fines de mayo último.

Fuentes de la cartera agropecuaria provincial adelantaron que en el encuentro el gobierno intentará atenuar el malestar presentando algunas medidas compensatorias a la suba de la presión tributaria sobre el sector. Ayer trascendió que se podría apelar a un esquema similar al usado con el impuesto inmobiliario urbano, donde se escalonó el aumento en la aplicación de la nueva valuación.

En suspenso

El llamado de Scioli dejó en suspenso el paro agropecuario que ruralistas bonaerenses se aprestaban a anunciar como señal de protesta contra la suba impositiva.

La Mesa Agropecuaria, reunida ayer en la sede porteña de la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap), decidió esperar el resultado de la reunión en La Plata y pasó a cuarto intermedio hasta el lunes, sin fijar la hora.

"Me dijo que había posibilidades de discutir o considerar algunos cambios", comentó a LA NACION el presidente de la Carbap, Pedro Apaolaza, sobre el llamado de Scioli. "Alrededor de las 11 llamaron de la gobernación y me pusieron en comunicación con el mismo Scioli, quien me expresó su intención de reunirse y discutir la nueva ley", agregó el dirigente.

En cuanto a las expectativas que tienen para la reunión de hoy, el presidente de Carbap valoró la posibilidad de reunirse. "Después veremos qué pasa".

En tanto, el diputado provincial electo por Unión Pro y secretario de Carbap, Jorge Srodek, dijo que irán a la reunión de hoy "con toda la buena voluntad de buscar soluciones para este tema. Esperemos que no se trate de una reunión más, como las anteriores, que sólo sirvieron para dilatar los tiempos y para que después nada cambie".

Srodek agregó que "los productores desconfían del doble discurso de Scioli. La manera correcta de llegar al consenso sobre estos temas es consultando a todos los sectores y actores afectados primero, y no una vez que la ley ya ha sido aprobada. Esta no es la manera de buscar soluciones", concluyó.

Comentá la nota