Scioli, en problemas para pagar sueldos

Scioli, en problemas para pagar sueldos
Espera recibir asistencia del gobierno nacional
LA PLATA.? El gobernador de Buenos Aires, Daniel Scioli, no puede ocultar las dificultades presupuestarias: le faltan 2500 millones de pesos, es decir, un mes de haberes de los 400.000 empleados públicos. Así, para poder abonar los salarios sin inconvenientes hasta fin de año, deberá obtener financiamiento.

El ministro de Economía, Alejandro Arlía, confirmó a La Nacion que "faltan 2500 millones para cerrar el presupuesto", y agregó que Scioli "explorará el mercado local y pedirá asistencia al gobierno nacional" para afrontar el rojo financiero.

Para salir del ahogo económico, ya solicitó a la Casa Rosada la suspensión de la ley de responsabilidad fiscal, que limita la deuda que puede tomar la provincia e impide emitir títulos sustitutos.

Buenos Aires se sumó así a un pedido promovido por el gobernador de Mendoza, Celso Jaque, para suspender o derogar parcialmente la ley de responsabilidad fiscal. Las provincias asfixiadas por la ausencia de recursos propios están intentando cambiar dos artículos de esa ley: el 10 y el 19. El primero establece que los servicios de deuda no pueden representar más del 15 por ciento de los ingresos corrientes netos. El segundo artículo prohíbe cerrar el ejercicio fiscal con déficit financiero.

"Ya iniciamos conversaciones para pedir la suspensión de la ley de responsabilidad fiscal", comentó Arlía a LA NACION. "Soy optimista. No creo llegar a un escenario en que no podamos pagar salarios", agregó el funcionario de Scioli.

Las cuentas provinciales son un dolor de cabeza para el gobernador Scioli. El presupuesto bonaerense de 56.000 millones de pesos inicialmente previsto para este año no cerrará con el déficit estimado de 3000 millones de pesos. Este prácticamente se duplicará. Y alcanzará los 5500 millones de pesos, en caso de conseguir los 2500 millones faltantes para pagar un mes de salarios de los 400.000 empleados públicos que tiene el Estado provincial.

Malestar de la oposición

Los legisladores de la oposición ya expresaron su malestar por el aumento del déficit fiscal y la necesidad de buscar financiamiento para poder afrontar el pago de salarios estatales.

El diputado Abel Buil (GEN) consideró "un error" la propuesta de suspender la ley de responsabilidad fiscal como pretende Scioli para superar el problema financiero. "Es entrar en una dinámica de patear el problema para adelante, dejando a los próximos gobernantes una deuda terrible", dijo el legislador que integra el partido político liderado por Margarita Stolbizer.

"Buenos Aires está abismalmente desfinanciada y el gobierno de la provincia parece no reaccionar", coincidió en el diagnóstico sobre las arcas bonaerenses Javier Mor Roig, presidente del bloque de la Coalición Cívica del Senado.

"En vez de pedir migajas al gobierno nacional para arribar a soluciones coyunturales o tapar agujeros, el gobernador Scioli debe reclamar ante la Nación los puntos de coparticipación fiscal que le corresponden a la provincia", opinó Walter Martello, presidente del bloque de diputados provinciales de la Coalición Cívica.

El ministro de Economía rechazó las críticas. "Este puede parecer un desfase grande. Pero no lo es en términos relativos. Tenemos tiempo para desarrollar una ingeniería financiera", argumentó.

El debate sobre las cuentas públicas provinciales se agudizará hacia fin de año. Scioli quiere tener aprobado el presupuesto provincial para 2010 antes del 10 de diciembre cuando se efectivice el recambio de legisladores y perderá la mayoría oficialista.

El ministro de Economía adelantó que el Poder Ejecutivo presentará la ley que fijará gastos y recursos a fines de septiembre o principios de octubre próximos "para que esté aprobado lo antes posible".

Arlía no precisó la pauta económica. Anticipó que será un presupuesto "austero", que aumentaría un máximo del 9 por ciento respecto al actual. Esto significa hasta un límite de 61.000 millones de pesos. El déficit de las arcas bonaerense sería de unos 5500 millones pesos y el gobierno de Scioli prevería una necesidad de financiamiento por unos 8000 millones de pesos, según se delineó.

El ministro de Economía estableció las prioridades presupuestarias para el año próximo: "Poder pagar salarios, mantener los servicios esenciales y no detener la obra pública en marcha, ya que estamos saliendo de una situación internacional muy complicada, que nos hará trabajar con un presupuesto austero".

Arlía admitió que existe apuro en el gabinete bonaerense para aprobar el nuevo presupuesto: "Hemos adelantado nuestro cronograma para presentar el presupuesto. Esto lo haremos una vez que esté presentado el presupuesto nacional, el 14 de septiembre próximo".

El jefe de Gabinete, Alberto Pérez, fue sinuoso al referirse a la necesidad de que el presupuesto sea aprobado antes del recambio legislativo del 10 de diciembre próximo. Primero sostuvo que "no hay ninguna especulación respecto de la fecha de aprobación del presupuesto", pero luego reconoció: "Sabemos que hay un cambio de composición de la Legislatura en diciembre próximo. También sabemos que necesitamos cumplir lo antes posible con la aprobación del presupuesto. Pero por más que se apruebe en octubre vamos a seguir discutiendo cuestiones presupuestarias".

$ 2500

millones

* Necesita Scioli para pagar los sueldos de los 400.000 empleados públicos hasta fin de año.

$ 61.000

millones

* Será el presupuesto bonaerense para 2010 que Scioli enviará a la Legislatura el mes próximo.

$ 5500

millones

* Es el déficit con el que el presupuesto bonaerense cerrará el año; estaba previsto en $ 3000 millones.

$ 8000

millones

* Sería la necesidad de financiamiento presupuestario para el año próximo.

Comentá la nota