Scioli posterga 6 meses la suba de impuestos en los puertos

El gobierno bonaerense abrió una impasse para negociar el aumento de Ingresos Brutos a los puertos. Apunta a subirlo de 3,5% a 4,5%, mientras negocia una ley para el sector
El gobierno bonaerense decidió suspender por 6 meses la aplicación de las nuevas sumas fijas del Impuesto sobre los Ingresos Brutos en los puertos, cuestionadas por considerarlas retenciones a las exportaciones encubiertas por sectores del agro.

El presidente del consorcio del puerto de Bahía Blanca, Jorge Otharán, adelantó a El Cronista el acuerdo del sector con la medida y su optimismo por el período de negociaciones que se abre de esta manera.

De todos modos, la contrapartida de esta postergación sería una suba de un punto del Impuesto sobre los Ingresos Brutos a la actividad portuaria, que se incrementaría del 3,5% al 4,5%. Además, se continuaría con la mesa de trabajo que incluye a los ministros bonaerenses de Producción, Martín Ferré, y de Economía, Alejandro Arlía, y al titular de ARBA, Carlos Perelmiter, con las autoridades de los puertos.

Esa mesa buscaría un nuevo marco económico para la actividad portuaria en la provincia de Buenos Aires.

En el polémico artículo 26 del impuestazo bonaerense, se agregaron al 3,5% de Ingresos Brutos que ya se cobra, las sumas fijas del impuesto de $ 6 por tonelada para la carga, $ 18 para la descarga y $ 3 para la removida en los puertos.

Desde el 23 de septiembre pasado el ministro de la Producción bonarense, Martín Ferré, se viene reuniendo ininterrumpidamente con autoridades de los 14 puertos de la provincia, con las que armó una mesa de trabajo para que se encargara de analizar la reglamentación del artículo 26 del impuestazo, la que ahora queda para más adelante gracias al respiro que le da esta impasse de 180 días.

Las primeras horas de la negociación estuvieron teñidas por el paro de actividades en los puertos de Bahía Blanca y San Pedro, y asambleas en San Nicolás y Quequén, lanzadas por los trabajadores de la Intersindical Portuaria, con la adhesión del gremio de los camioneros de Hugo Moyano, y en alianza con los empresarios exportadores de esos puertos. En Bahía Blanca hubo incluso amagues de cortes de rutas, los que no llegaron a concretarse ante la actitud negociadora que adoptó desde un primer momento la administración Scioli.

Los sindicalistas fueron contenidos en La Plata por el subsecretario de Actividades Portuarias bonaerense, Luis Abot, pero las negociaciones que fueron claves para levantar los paros fueron las de los ministros y Perelmiter, con las autoridades de los puertos.

El impuestazo cosechó el rechazo de organizaciones sociales, como la Cámara Argentina de Comercio, que expresó que los cambios impositivos "conllevan desaliento al consumo, la inversión y la exportación. Es decir, a la actividad económica en general de la Provincia, y en particular a la comercialización de bienes y servicios".

Comentá la nota