Scioli piensa en dos renuncias para refrescar el gabinete

Daniel Arroyo y Cristina Alvarez Rodríguez, ministros de Desarrollo Social e Infraestructura respectivamente del gobierno provincial son dos de los funcionarios que podrían alejarse del gabinete que conduce Daniel Scioli en un intento por buscar mayores consensos en el futuro del gobernador.
"Son los dos que más a mano tiene el gobernador y que ya han cumplido con su ciclo", comentó un legislador que tiene siempre el oído puesto en la jefatura de gabinete que conduce Alberto Pérez, quien ratificó a Eduardo Camaño como ministro de Gobierno.

La jugada de Scioli no solo consistiría en darle un nuevo impulso para su gestión sino profundizar la relación con los intendentes del Conurbano, fundamentalmente. Uno de los hombres que habría sido tentado para incorporarse al gabinete fue Julio Pereyra, intendente de Florencio Varela, quien no respondió hasta el momento.

Desde antes que se conformara el equipo de trabajo que asumiría como gobernador, Scioli había recibido la presión de su vice, Alberto Ballestrini, para hacerse cargo a través de personas de su confianza de Infraestructura. No solo eso no ocurrió sino que funcionarios de segunda jerarquía que le reportaban directamente fueron eyectados de sus cargos, algo que ahora podría cambiar.

Según sostuvo uno de los operadores más cercanos al esquema propio de Scioli, es decir, no kirchnerista, "lo que tenemos que buscar es consolidar un esquema que va desde los que no nos sentimos parte de Carta Abierta y los que tampoco creemos que nuestra salida sea a través de la UCEDE de Mauricio Macri".

La ironía sobre "Carta Abierta" tiene que ver con la presencia de Néstor Kirchner la semana pasada en Parque Lezama, donde una mayoría de intelectuales y militantes de la ahora refundada "transversalidad" debatió sobre el resultado electoral. A todas luces, allí no había dirigentes peronistas de renombre ni ninguno que se acercase al pensamiento que los bonaerenses tienen sobre el futuro de la gobernabilidad del país.

Tampoco creen que Francisco De Narváez pueda ser el norte de la mayoría de los dirigentes bonaerenses. "Pero si no operamos en conjunto, y se mantiene el sálvese quien pueda, cualquier cosa puede pasar", resaltó la fuente consultada por 24CON.

En lugar de "salir a buscar traidores, tenemos que ver de qué manera fortalecemos nuestra gobernabilidad y confirmamos un proyecto que nos lleve a 2011. El 90% de los que actuamos en la Provincia sabemos que Néstor Kirchner no es, pero tenemos que ser claro donde tenemos que pararnos y con quien".

Comentá la nota