Scioli pidió dejar atrás la campaña y mejorar la convivencia democrática

El gobernador bonaerense defendió el proyecto que propone acortar el horario de cierre de los boliches y combatir el fuerte consumo de alcohol en los jóvenes.
El gobernador Daniel Scioli pidió dejar atrás la campaña y mejorar la calidad democrática para poder solucionar los problemas del país. Lo hizo ayer en su visita a la ciudad, donde entregó siete combis para escuelas especiales de Mar del Plata y la zona.

Scioli se cuidó de no nombrar a ningún dirigente político, pero le mandó un mensaje a la oposición. "Algunos no entienden que la campaña ya pasó y las elecciones terminaron", dijo. Y llamó a trabajar para resolver las dificultades del país: "Este es un momento muy especial, donde tenemos que poner todos el hombro más que nunca por Argentina. Hay un clamor popular para que mejoremos la convivencia democrática para abocarnos a solucionar los problemas. Y este es mi espíritu".

El gobernador explicó que para conducir la provincia no puede andar buscando excusas ni quejarse. "No debo actuar impulsivamente, ni especular. Trato en todo momento de proteger a Buenos Aires, cuidarla y lograr la mayor cantidad de cosas por parte del Gobierno nacional", contó.

Scioli también habló de su paso por Tandil y de la reunión que mantuvo con intendentes de la zona para analizar la medidas anunciadas por el Gobierno nacional en cuanto a las retenciones de trigo y maíz. "Le pido a los productores objetividad, prudencia y que analicen en profundidad cada una de las medidas. Me consta que están en línea con los planteos que al menos se han hecho en la mesa agropecuaria provincial" (Ver más información página 15).

El gobernador también defendió el proyecto que impulsa para reducir el horario de cierre de los boliches, acortar las previas y disminuir la venta de alcohol con duras sanciones para los empresarios que no respeten la ley.

"Apelamos a la responsabilidad de los jóvenes. Queremos que se diviertan, que la pasen bien, que se tomen un trago con sus amigos. Pero la guardia de los hospitales y las tragedias que tenemos en las rutas son frutos muchas veces de la responsabilidad de algunos empresarios que venden alcohol a menores", explicó. Y pidió colaboración: "Tenemos que ayudar a los padres y que también los padres nos ayuden. Apelo a que entre las familias, los empresarios, los municipios, el Estado y los jóvenes podamos solucionar el problema"

Comentá la nota